El Ayuntamiento destruirá los huertos del Guadalhorce si no son retirados hoy

  • La Policía Local advirtió ayer a los propietarios de las naves chinas de que no está permitido invadir los jardines públicos

Comentarios 5

Los trabajadores chinos de las naves del polígono industrial del Guadalhorce no tendrán más remedio que retirar los huertos que durante años han estado cultivando en las zonas verdes de algunas calles. El Ayuntamiento de Málaga les dio ayer un plazo de 24 horas para eliminar cualquier resto de los cultivos de verduras que tenían repartidos por los jardines públicos de la zona. Si no es así, varias máquinas se encargarán hoy de destruir estas plantaciones ilegales ubicadas en plena vía pública.

Una patrulla de la Policía Local de Málaga y varios técnicos del área municipal de Polígonos Industriales informaron ayer a todos los propietarios de estas naves, gestionadas en su mayoría por ciudadanos de origen chino, de que está prohibido usar las zonas verdes para cultivar sus propias verduras y que tendrán que destruir sus improvisados huertos cuanto antes.

Si no lo hacen por su propia voluntad, el concejal de Polígonos Industriales, Manuel Marmolejo, explicó ayer a este periódico que "enviaremos de forma inmediata a una empresa para que se encargue de desmantelar las plantaciones y restituir los jardines públicos".

Los huertos se encuentran en la misma puerta de estos establecimientos industriales al parecer para el consumo propio de las familias chinas que viven allí hacinadas.

El edil achacó esta situación al "desconocimiento absoluto que estas personas tienen al respecto de lo que está permitido o no en España", aunque matizó que demostrar que hay familias viviendo en las naves sin las condiciones mínimas de habitabilidad ni salubridad "requerirá una investigación más en profundidad".

De momento, el Ayuntamiento de la capital va a llevar a cabo una campaña para comprobar si las naves industriales que operan en el polígono industrial cuentan o no con la correspondientes licencias de apertura gracias a la colaboración del organismo autónomo de Gestrisam. Una iniciativa que se extenderá al resto de los polígonos de la ciudad.

Lo que no será tan fácil de demostrar es que los ciudadanos chinos que viven en estas naves también se dedican a la cría de perros para el consumo propio. La Sociedad Protectora de Animales de Málaga recibió hace unas semanas una denuncia de algunos empleados de los establecimientos de los alrededores que alertaban de que vienen observando esta situación desde hace tres años, pero aún no se ha podido demostrar su veracidad.

Por si acaso, miembros de la Sociedad Protectora de Animales están repartiendo folletos informativos -traducidos al español, inglés y chino- en las naves gestionados por chinos para que sepan que el consumo humano de perros está prohibido en España al estar protegidos por la legislación vigente.

También han colocado carteles en el polígono industrial para incidir en que esta práctica está penada por la ley.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios