El Ayuntamiento limitará las terrazas y los bares en las zonas más ruidosas

  • El mapa de ruido de Málaga cuenta ya con el informe favorable de la Junta de Andalucía y podría ser aprobado en el próximo Pleno · El plan de acción obligará a cambiar las ordenanzas de varias áreas

El Ayuntamiento de Málaga se ha planteado acabar con el exceso de ruido que sufren muchos ciudadanos y ya prepara un plan de acción que estará listo para antes del verano. No autorizar la apertura de más bares en las zonas acústicamente saturadas, limitar la colocación de mesas y sillas en las terrazas ubicadas en la vía pública, y cambiar el tipo de asfalto de las calles que soporten la mayor densidad de tráfico son sólo algunas de las medidas que se incluirán en este paquete de medidas complementario al mapa de ruido de la ciudad, que cuenta ya con el informe favorable de la Junta de Andalucía para su aprobación definitiva.

Aún se encuentra en una fase inicial, pero el plan de acción para combatir la contaminación acústica de Málaga recogerá propuestas que obligarán a modificar las actuales ordenanzas de varias áreas municipales. En lo que respecta a los bares con autorización para tener terraza en la calle, el Ayuntamiento se plantea limitar la colocación de mesas y sillas en las zonas donde se determine que el nivel de ruido está por encima de lo permitido por la ley.

También se tendrá en cuenta la contaminación acústica de una zona concreta a la hora de conceder nuevas licencias de apertura de locales nocturnos para no fomentar la concentración de ruido.

Para reducir el impacto que ejerce el tráfico, el plan de acción incluirá medidas como la sustitución del tipo de asfalto en las calles más transitadas y la colocación de pantallas acústicas en aquellos puntos donde las viviendas se encuentren muy cerca de las principales vías de circulación, sobre todo, las más próximas a las autovías.

Pero, además, el Ayuntamiento de Málaga está estudiando la posibilidad de regular la duración de los semáforos de algunas calles para reducir la velocidad de los coches cuando circulan por ellas. Aunque los técnicos tendrán en cuenta cada caso concreto para no crear a su vez embotellamientos de tráfico.

El plan de acción contra el ruido, que está desarrollando la misma Unión Temporal de Empresas (UTE) -formada por Eygema, Cavedisch y PD Audio- que realizó el mapa de ruido de la capital, tendrá que estar acabado antes del 18 de julio según establece la legislación.

La concejal de Medio Ambiente, Araceli González, adelantó ayer a este periódico que una vez que la Junta de Andalucía ha dado el visto bueno al mapa de ruido "ya sólo nos queda aprobarlo y terminar el plan de acción para empezar a aplicarlo lo antes posible".

El Ayuntamiento de Málaga ha recibido esta misma semana el informe favorable de la Consejería de Medio Ambiente sin ningún tipo de objeción y podría llevarlo al Pleno municipal de este mes para su aprobación definitiva.

En este documento se advertía que los malagueños que soportan los mayores niveles de ruido son aquellos que viven en los distritos del centro, Campanillas y Cruz de Humilladero. El intenso tráfico que discurre a diario por estas zonas hace que los limites fijados por la legislación -un máximo de 65 decibelios de día y 55 por la noche- se superen con creces durante prácticamente todo el día.

De este estudio se desprendía además que un 34% de la población está expuesta a niveles de ruido por encima de lo permitido durante el día, mientras que por la noche el porcentaje sube hasta el 36,4%. El plan de acción se basará en estos datos para aplicar las medidas en las zonas más acústicamente contaminadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios