El Ayuntamiento limpia los arroyos ante el inicio de la época de tormentas

  • Meteorología anuncia una bajada de las temperaturas y posibles lluvias en los próximos días por la entrada de una borrasca · El jueves volverá el terral a Málaga

Comienza la temporada de tormentas y el Ayuntamiento de Málaga ha querido anticiparse para tener a punto los cauces de la ciudad y así evitar riesgos. Durante las próximas semanas, los 17 arroyos que discurren por el casco urbano serán limpiados y acondicionados para eliminar cualquier obstáculo que pueda producir desbordamientos en caso de fuertes lluvias.

El área de Sostenibilidad y Servicios iniciará esta semana los trabajos de conservación a través de la empresa Excavaciones Montoro, tarea que contará con un presupuesto 90.000 euros y que tendrá que estar terminada en el plazo de tres semanas.

Los puntos sobre los que actuará el Ayuntamiento se han determinado en base a un informe realizado por Protección Civil, que cada año se encarga de informar sobre los que presentan más riesgo y necesitan una limpieza antes de que dé comienzo la temporada de lluvias.

Los trabajos se desarrollarán en las tres cuencas que discurren por la ciudad. Así, en la del Guadalhorce, se actuará en el mismo río y en los arroyos de Teatinos, Salud, Cañas, Merino y Rabanilla; en la del Guadalmedina los trabajos se centrarán también en este río y los arroyos Sastre, Quintana, Cementerio, Los Ángeles y El Cuarto; mientras que en la cuenca este se limpiarán los arroyos Gálica, Witemberg, Jabonero, Pilones, Mayorazgo, Seminario y Caleta.

Todo deberá estar listo para cuando comience el otoño, que es cuando aumenta el riesgo de lluvias y tormenta, aunque esta semana ya podría haber un adelanto. El Centro Meteorológico de Málaga prevé que la masa de aire frío que comenzará a entrar hoy por el noroeste de la Península provoque también cierta inestabilidad en la provincia de Málaga en los próximos días.

Hoy ya comenzará a notarse un aumento de la nubosidad, pero será a partir de mañana cuando se espera incluso que llueva de forma débil y dispersa y se produzca alguna tormenta.

El riesgo de precipitaciones se extenderá a toda la provincia, aunque los meteorólogos no creen que sean de mucha importancia.

El paso de esta baja en altura sí se notará y mucho en las temperaturas después de que la semana pasada se registraran algunos de los días más cálidos de todo el año y los termómetros estuvieran al rojo vivo. El descenso térmico será, al menos, de tres grados y no se espera que las máximas sobrepasen los 29 grados ni hoy ni mañana.

La situación cambiará el jueves. Pero sólo en Málaga capital y su entorno, donde se prevé que el terral vuelva a hacer otra vez acto de presencia, aunque no será tan fuerte como el que ya hubo la semana pasado. Eso supondrá que las temperaturas bajen aún más en el interior.

29

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios