El Ayuntamiento quiere luchar contra el ruido informando de sus riesgos

  • La campaña municipal incidirá en el centro aunque llegará también a los barrios más afectados · Se repartirán tapones para los oídos entre los ciudadanos

Comentarios 14

Como parece que ni las multas tienen a veces un efecto disuasorio en aquellos que se empeñan en alterar el descanso de los demás, el Ayuntamiento de Málaga quiere acabar con este problema social informando de los graves riesgos que tiene para la salud humana. Una campaña informativa que se ha iniciado en el centro de la capital, y que seguirá por otros barrios, será la estrategia a seguir para tratar de recalar en las conciencias de los más ruidosos y reducir las cuantiosas quejas que llegan cada día por culpa de la contaminación acústica.

Los llamados coches discoteca, los gritos y cantos en la vía pública, el tráfico y las obras son en la mayoría de los casos los responsables del exceso de ruido que soporta, al menos, un tercio de los malagueños. La campaña Ruido SOS, emprendida por el Ayuntamiento de la capital, irá acompañada además de la difusión mediática del reparto de tapones para los oídos y con los que "los ciudadanos podrán comprobar la sensación de ausencia de ruido", explicó la concejal de Medio Ambiente, Araceli González.

Es la forma que ha encontrado el área municipal para poner fin a un problema que, según la edil, "altera y perjudica nuestra calidad de vida si no controla adecuadamente".

De hecho, los expertos coinciden en que el ruido puede tener graves repercusiones para la salud humana. Los últimos estudios sobre contaminación acústica realizados revelan que el ruido agrava las enfermedades crónicas como las cardiovasculares debido a que activa todos los sistemas de estrés y defensa del organismo.

Los expertos han demostrado, además, que la alteración que se produce en el sueño puede afectar al carácter y la productividad laboral, así como aumentar la peligrosidad en la conducción.

En los niños las consecuencias del ruido son aún más preocupantes, ya que aquellos que estén expuestos a a niveles superiores a los 50 decibelios nocturnos pueden sufrir interferencias en el sueño que afectarán después a su proceso de aprendizaje.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera los 50 decibelios como el límite superior de ruido deseable. Sin embargo, la ordenanza que regula la contaminación acústica en Málaga capital establece como nivel de confort acústico hasta los 55 decibelios, ya que considera que por encima de este nivel el sonido resulta pernicioso para el descanso y la comunicación.

Según el mapa de ruido que realizó el Ayuntamiento de Málaga en 2007, los distritos que están expuestos a un mayor grado de contaminación acústica son el centro, Campanillas y Cruz de Humilladero por culpa, sobre todo, del tráfico que hace que los límites fijados por la legislación actual se superen con creces durante prácticamente todo el día.

50

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios