El Ayuntamiento recibe unas 1.400 solicitudes de apertura de comercios

  • Los establecimientos relacionados con cafeterías con cocina y bares aglutinaron el mayor número de expedientes iniciados, con 207, una cifra superior a la de 2009, año en el que hubo 188 peticiones

Inmersos en una crisis económica a la que no le terminan de salir los brotes verdes y con una lista de desempleados que continúa creciendo, la apertura de comercios menores o establecimientos relacionados con la hostelería es una de las opciones a seguir por los ciudadanos. A lo largo de 2010 el Servicio de Licencias de Aperturas del Ayuntamiento de Málaga registró un total de 1.484 solicitudes relacionadas con ambos bloques de comercio. Pese a ser una cifra nada desdeñable, los datos son inferiores a los registrados en el año anterior. En concreto el número de solicitudes descendió un 21%, ya que en 2009 se pidieron 1.860 licencias. Según los datos facilitados por el área de Comercio, Vía Pública y Mercados del Consistorio malagueño, cuatro tipos de establecimientos acapararon el 40,5% de las solicitudes de aperturas. Los comercios relacionados con cafeterías con cocina, bares y tabernas fueron los que aglutinaron el mayor número de las peticiones.

Así, se iniciaron 207 expedientes, una cifra superior a la de 2009 en la que hubo 188 peticiones. Le siguen los ultramarinos, supermercados y tiendas comestibles con 153 solicitudes, un 17% menos que en 2009, cuando se iniciaron 186 expedientes; la venta de boutique, hogar, mercería, lencería y tejidos, con 137; y los restaurantes con 104 expedientes iniciados.

En el desglose de solicitudes por bloque, dentro del comercio menor alimentario (concentró el 24,5% de los expedientes iniciados) destaca, además de los ultramarinos, las panaderías y fruterías que contabilizaron 44 y 47 peticiones, respectivamente. Los comercios dedicados a la venta de vinos, licores y aguardiente (5 aperturas), las pescaderías (8) y las pastelerías (5) fueron los tipos de establecimientos que menos expedientes de apertura solicitaron.

Respecto al comercio menor no alimentario (46,7% del total de solicitudes registradas en 2010), los ciudadanos de la capital apostaron más por los establecimientos destinados a la venta de regalos y juguetes, al contabilizar el área de Comercio 79 solicitudes.

De los establecimientos que se engloban dentro comercio menor hay varios tipos por los que los ciudadanos de la capital no apuestan como medio para salir de la crisis. Concretamente son los relacionados con la fontanería y venta de sanitarios, la venta de cerrajería y forja artística. En 2010 solo se abrió un establecimiento de cada uno de estos comercios.

Respecto al sector de la hostelería, el año pasado el Servicio de Licencias de Apertura del Consistorio malagueño registró 104 solicitudes de restaurantes y 87 de cafeterías sin cocina, bares y tabernas. Por el contrario, las heladerías contabilizaron 13 peticiones, los bares con música y pubs y discotecas y salas de fiesta ocho expedientes, mientras que sólo hubo una petición para abrir un café-teatro. Desde el área de Comercio del Ayuntamiento recalcaron que estos datos "solo reflejan las solicitudes de apertura, por lo que algunos negocios que abrieron a lo largo de 2010 pueden que ya hayan cerrado".

La tramitación de una declaración de responsabilidad o de la licencia municipal de apertura -que incluye la licencia de instalación para la implantación de la actividad y tras ésta la de apertura para el ejercicio efectivo y apertura de la actividad-, son los pasos iniciales para abrir un establecimiento mercantil -tienda, bar, hotel- o industrial -fábrica, taller-. Pese a no contar con la licencia en sí, este trámite permite el funcionamiento del comercio hasta que el área de Comercio dé luz verde a los permisos solicitados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios