El Ayuntamiento repartirá a partir del lunes comida a unos 1.300 niños en exclusión social

  • Cáritas adelanta la financiación para que los alimentos se puedan distribuir durante este verano

Un total de 1.311 menores en situación de exclusión social comenzarán a recibir a partir del próximo lunes y hasta los primeros días de septiembre, cuando se inicie el curso escolar, una bolsa de alimentos con las tres comidas diarias. De esta manera, el Ayuntamiento de Málaga, a través del área de Derechos Sociales, y con la colaboración de Cáritas Diocesana, pone en marcha una de las medidas incluidas en el Plan de Emergencia Social aprobado en el arranque del nuevo mandato municipal.

La iniciativa beneficiará a niños de entre tres y 12 años, de 692 familias que, una vez finalizadas las clases, no tenían garantizadas las tres comidas al día al haber quedado fuera de otros planes que se activan en verano, como el Educa en Verano, de carácter municipal y por el que se atiende a 1.431 menores; o las escuelas de verano de la Junta, que dan cobertura a 500. Así, el Ayuntamiento destinará a este fin 250.000 euros, aunque, tal y como explicó el alcalde, Francisco de la Torre, Cáritas anticipará el dinero hasta que el Consistorio apruebe la modificación presupuestaria que financia esta medida, algo que previsiblemente se producirá "en septiembre u octubre", según precisó el regidor.

En concreto, serán 16 los puntos de recogida a los que las familias podrán ir a retirar la bolsa de alimentos, que incluye un plato caliente para el almuerzo y alimentos para la merienda y el desayuno del día siguiente. El secretario de Cáritas, Patricio Fuentes, afirmó que con esto se asegura que "ningún niño se queda sin tener una alimentación equilibrada todo el año", y detalló que se trata de un menú variado "para que los niños no se cansen". Los almuerzos están compuestos por lentejas, espaguetis o pescados; mientras que en las meriendas y desayunos habrá galletas, bocadillos y zumos. "Solo se repetirá el menú dos veces", dijo.

Estos puntos de entrega están distribuidos por toda la ciudad y se sitúan en equipamientos municipales donde se ofrecen otros servicios y actividades a lo largo del día. Con esto, se pretende evitar que las familias se sientan "incómodas" y se vean "estigmatizadas". Fuentes comentó que los beneficiarios, que han sido seleccionados por los servicios sociales municipales, son "conocidos", ya que, la organización "viene trabajando con ellos desde hace años para lograr la integración social plena".

Todo este dispositivo se desarrollará durante agosto y hasta el 9 de septiembre, en colaboración con la asociación Nueva Alternativa de Intervención y Mediación (Naim), que se encargará de comprar, cocinar y entregar los alimentos. Así, esta actuación dará trabajo a 46 personas de esta organización, ubicada en Palma-Palmilla. Así, 15 personas elaborarán la comida, 29 se encargarán del reparto y dos de la compra y la logística

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios