Bancos comienzan a denegar créditos para la compra de VPO adjudicadas

  • Una treintena de personas expone su queja ante el Defensor del Ciudadano

El grifo de financiación que los bancos y cajas han tenido abierto durante los últimos años para la compra de una casa ha pasado a cerrarse radicalmente para todos los que aspiran a adquirir un piso, incluso si se trata de uno protegido. El defensor del ciudadano de la provincia de Málaga, Francisco Gutiérrez, informó ayer de que en las últimas semanas se han recibido en su oficina la queja de casi una treintena de personas que han pasado de sentirse afortunados por ser adjudicatarios de una de estas viviendas a precio asequible a toparse de lleno con el rechazo de las entidades financieras a concederles el préstamo con el que pagar la operación.

A pesar de que el número de afectados que ha dado a conocer el problema es aún limitado, Gutiérrez aseguró que se trata de una situación que afecta a vecinos de varios municipios de la provincia y que podría estar extendiéndose por toda Andalucía. La principal dificultad para los adjudicatarios radica en que la negativa de los bancos se produce justo en el momento en que se va a producir la entrega de llaves, que es cuando se formalizan los créditos hipotecarios. "La situación en la que quedan es delicada", dijo Gutiérrez, quien recordó que se trata de personas que para poder optar a un piso a precio tasado tienen que tener unos ingresos algo limitados, pero que, a juicio de las entidades de crédito "no dan las suficientes garantías".

Pero en el actual escenario de crisis económica y financiera no son los ciudadanos que optan a una VPO los únicos afectados. Se da el caso también, apuntó el defensor, de promotores que también han acudido a la oficina porque se quedan sin vecinos con capacidad para comprar una de las VPO que ha construido debido a la negativa del banco. "Uno de ellos explicó que había levantado un edificio con 40 pisos sociales, a cuya compra optaban un centenar de personas que se apuntaron en una lista de espera. Pero ahora resulta que casi no le queda nadie para comprar".

Gutiérrez admite que sus competencias se ven sobrepasadas por este escenario, aunque apuntó que tiene previsto poner el asunto en conocimiento de los responsables de la Consejería de Ordenación del Territorio y Vivienda de la Junta de Andalucía "para que hagan algo al respecto y traten de hallar una solución". "Lo normal es que se pongan en contacto con los bancos para ver qué se puede hacer, porque lo que sería contradictorio es que se impulse la construcción de miles de viviendas protegidas pero que en el momento en que se vaya a formalizar las escrituras, los bancos se nieguen a dar créditos a los adjudicatarios", señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios