Benalmádena iluminará los acantilados y les pondrá plantas

  • El Ayuntamiento quiere poner en valor y regenerar la fachada marítimo-terrestre

Benalmádena se ha puesto como objetivo que el acantilado y las rocas de algunas de las calas existentes en el municipio también sean un reclamo turístico. El alcalde de la localidad, Javier Carnero, explicó ayer en Fitur que el Consistorio quiere regenerar y poner en valor la fachada marítimo-terrestre de las calas, para lo que se prevé limpiarlas, iluminarlas y colocar plantas autóctonas que le den un mayor colorido durante el día. La primera fase de este proyecto, según Carnero, se desarrollará entre Semana Santa y verano de este año.

El alcalde también mencionó que está en conversaciones con el Ministerio de Medio Ambiente para poner espigones sumergidos en el mar y evitar así la pérdida continua de arena. "No podemos ofrecer unas playas a los turistas con una arena que se tiene que regenerar continuamente y que, por tanto, es de peor calidad", afirmó Carnero, quien adelantó que el Ayuntamiento busca el objetivo de que todas las playas del municipio tengan la Q de calidad. También recordó la intención de hacer piscinas naturales junto a las calas, es decir, construir planchas de hormigón bajo el nivel del mar para que los ciudadanos se puedan bañar sin problemas aunque en esa zona no haya arena.

El resto de líneas estratégicas previstas por el Ayuntamiento de Benalmádena y expuestas ayer en Fitur dar a conocer su amplia oferta de ocio, que se verá reforzada con la apertura de un mariposario a finales de año; la revitalización del comercio en Arroyo de la Miel y Benalmádena Pueblo con centros comerciales abiertos; y en definir exactamente si se va a ampliar o no el puerto deportivo de Puerto Marina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios