Benalmádena prevé una instalación antilegionela para su club de hielo

  • El Ayuntamiento estudia un sistema de aerorrefrigeración, que no utiliza agua y evita el riesgo de aparición de la bacteria

El Ayuntamiento de Benalmádena está estudiando la posibilidad de cambiar la torre de refrigeración del Club Municipal de Hielo, donde se originó el pasado verano un brote de legionela que causó la muerte a tres personas, por otra que utilice un sistema de aerorefrigeración que no utiliza circuitos de agua para generar frío y por tanto no desarrolla esta bacteria.

Así lo anunció ayer el concejal de Deportes, Francisco Artacho (IU), durante el acto de reapertura de la piscina cubierta y el gimnasio del complejo deportivo que se encontraba cerrado desde el mes de julio. Artacho señaló que la torre de refrigeración se encuentra actualmente precintada por la Junta de Andalucía porque aún está vigente el protocolo de actuación que se sigue en estos casos. No obstante, añadió que cuentan con estudios sobre el nuevo sistema de refrigeración, que supondría una inversión de 70.000 euros pero que se encuentra a expensas de los informes técnicos, ya que habría que realizar algunas modificaciones por los niveles de ruido que produciría la nueva torre.

"Nuestra intención es mantener la pista de hielo y darle una oportunidad a una infraestructura única en Andalucía y que apenas ha podido ser aprovechada", afirmó.

En el caso de que no se produjese el cambio de sistema de refrigeración, Artacho insistió en que se mantendrán unos controles "exhaustivos".

El edil reconoció la demora para la reapertura pero señaló que no se ha realizado hasta que el edificio ha contado con todas las garantías en materia de seguridad y se han subsanado por completo las numerosas deficiencias que presentaba la piscina "desde su inauguración por parte del anterior equipo de gobierno".

En estos meses de cierre de las instalaciones, y siempre bajo la supervisión de técnicos municipales, se ha puesto solución a diversas deficiencias en el acabado de las instalaciones y se han cumplido todos los requisitos que exigía la ley para su nueva puesta en marcha así como un protocolo de autoprotección elaborado por los Bomberos de Benalmádena del que antes carecía el complejo deportivo.

Una de las mejoras más importantes, según Artacho, corresponde a las labores de mantenimiento y para ello se ha contratado una nueva empresa de mantenimiento, así como un nuevo jefe y técnico de mantenimiento.

"Ahora se agilizará mucho más la comunicación entre la concesionaria, que seguirá siendo la UTE formada por Gecosol Wellness y Neosport, y el Ayuntamiento, ya que la nueva empresa de mantenimiento tiene la obligación de comunicar al Consistorio los resultados de todos los análisis que efectúe", explicó el concejal de Deportes.

El Club Municipal de Hielo cuenta ahora mismo con 586 abonados aunque la empresa concesionaria espera alcanzar los 2.200 con los que contaban antes del cierre del complejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios