Brindis por la ciudad grande que se hizo gran ciudad

  • Los 'Malagueños de hoy 2007' coinciden en que la llegada del AVE ha supuesto una dosis de autoestima

El 23 de diciembre de 2007 forma ya parte de la historia de Málaga porque ha traído consigo la inauguración de la línea de AVE entre Córdoba y Málaga. Y tan reciente lo tienen los Malagueños de hoy 2007 que no se han olvidado de la efeméride. La puesta en marcha de la alta velocidad ha impregnado de ilusión a los que hoy son líderes en el mundo de la canción, la empresa, el deporte y la medicina y se nota en su visión de Málaga. "Yo creo que Málaga, sobre todo con la llegada del AVE, se está poniendo en otra dimensión", afirma Felipe Romera, director del Parque Tecnológico de Andalucía. El 15 aniversario de la tecnópolis ha coincidido con la mejora de las comunicaciones ferroviarias. La alegría ha sido doble para este ingeniero natural de Soria, hijo adoptivo de Málaga que, a su juicio "ha dejado de ser una ciudad grande para convertirse en una gran ciudad".

Mantiene Diana Navarro que "no se le puede pedir más a la vida". "Para mí, la familia es muy importante y estoy trabajando en lo que quiero", asegura la cantante, que hoy recoge unos frutos que lleva sembrando durante casi dos décadas. "Quisiera salud para todo el mundo y seguir trabajando", afirma una artista que ya roza la cumbre de la música española.

A otra cumbre, la del deporte, es a la que han subido los chicos que entrena José Urbano al amparo de la ONCE. Llegar a la cúspide les ha costado lo suyo, pero hoy pueden decir que el suyo es el equipo número uno de España en fútbol sala, en la categoría de ciegos totales. "Yo quiero que Málaga siga creciendo, que la conozca todo el mundo y que toda la gente sea lo más feliz que pueda", afirma Urbano.

Para Cristóbal Martínez, presidente de la ONCE en Málaga, lo del AVE es sólo un anticipo de lo que está por venir. Sus deseos para 2008 están cargados de esperanza: "Me gustaría que esa evolución en la que ha entrado Málaga le aporte todo lo que sueña, que yo creo que es mucho, y yo estoy confiado en que el nuevo año le va a traer muchas cosas buenas".

El jefe de Cardiología del Hospital Clínico y profesor de Medicina de la Universidad de Málaga, Eduardo de Teresa, no se conforma con pedir un deseo alcanzable. Apuesta por uno difícil, "si no no tiene gracia". Por eso lanza un anhelo que suena a desafío: "Que los investigadores malagueños sean capaces de transmitir a la sociedad la importancia que para la provincia tiene la creatividad y el trabajo en este campo, como en tantos otros en los que Málaga es puntera". Los investigadores ya no son un puñado como hace unos años, sino que hacen falta cada vez más manos para contarlos. Seguro que lo logran.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios