CCOO denuncia que los alumnos son los que están limpiando La Cónsula

  • Desde el 1 de enero el centro no tiene servicio de limpieza y, por tanto, el restaurante y el comedor de alumnos continúan cerrados

Se han hecho cuadrantes y son los propios alumnos por turnos, tanto los de sala como los de cocina, los que están limpiando las aulas y algunos espacios comunes de La Cónsula. Así lo denunció ayer el sindicato Comisiones Obreras en su tercer día de concentración en defensa de los derechos de las siete trabajadoras del servicio de limpieza de la Escuela de Hostelería. El 31 de diciembre acabó el contrato que tenían con la empresa Clece y estas empleadas pasaron a ser personal subrogable a la nueva empresa. Aún no se han producido dicha adjudicación, por lo que "están en un vacío, sin trabajar, sin cobrar y sin poder solicitar la prestación por desempleo ya que no han sido despedidas", explicó ayer Alfonso Galisteo, secretario general de CCOO Construcción y Servicios. Esta falta de servicio está provocando, además, que no se puedan abrir ni el comedor de los alumnos ni el restaurante, por lo que los alumnos se quejan de la falta de prácticas.

"La Agencia Pública de Formación no ha sacado a licitación el servicio de limpieza pero otras personas han venido a limpiar, enviadas por la Delegación de Educación, se están vulnerando los derechos de las trabajadoras", agregó Galisteo. Desde el sindicato denunciaron la "irregularidad" que suponen estos "contratos puntuales" de otro personal de limpieza y subrayaron que, además, "los profesores han pedido a los alumnos que vacíen papeleras y limpien las aulas, esta semana le toca a primero de cocina y la próxima a sala". Eso sí, según señalaron miembros del sindicato, "los aseos no sabemos quién los está haciendo".

"Vendieron a bombo y platillo que ya se había solucionado el problema de La Cónsula y no es así, los alumnos no pueden hacer prácticas y está el restaurante cerrado porque no se garantiza la salubridad sin limpieza", agregó Alfonso Galisteo, que criticó la "pasividad" de la Administración y no descartó "recrudecer las acciones en otros lugares con mayor visibilidad".

Un grupo de alumnos salió a apoyar la protesta a las puertas de la escuela. Aseguraron que están perdiendo "muchas horas" y que los de sala pasan en el centro tan sólo tres horas cuando en condiciones normales están unas ocho. "Antes salíamos a las cuatro como mínimo y ahora estamos fuera a la una", se quejaban los alumnos, que tampoco pueden almorzar en el centro y tienen que sumar a sus gastos de alquiler y desplazamiento una comida con la que no contaban. "No se están haciendo prácticas, cuando lo que distingue a esta escuela y le aporta su excelencia es precisamente eso", critica un alumno de sala. Otra apunta que "no se está cumpliendo el contrato que firmamos al iniciar su formación".

Además, los estudiantes apuntan que no pueden acceder a becas y que la matrícula de 150 euros, que siempre se devolvía, "este curso se dijo que no, que era para pagar gastos". También mostraron ayer su temor a un cierre temporal y su inseguridad ante el final del curso "programado para el 15 de junio, pero no sabemos si se podrá acabar ni cómo". "Necesitamos información y que se tomen medidas ya, que tengamos un director que nos de respuestas y pueda hacer algo", pidieron ayer los alumnos de una promoción que ya empezó rodeada de problemas.

Desde la Delegación de Educación afirmaron que "seguimos buscando soluciones para que el servicio de limpieza se reanude lo antes posible y todo siga con normalidad" y subrayaron que "lamentamos todos los inconvenientes que se hayan podido derivar de esta situación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios