La CEM celebra la autonomía andaluza

LA fecha del 28 de febrero, en que se cumplen 30 años de la autonomía de Andalucía, recuerda también a los empresarios andaluces y de Málaga, en especial, la constitución un año antes de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) en Antequera. Su fundador también fue malagueño, Pedro Martín Almendros. La comunidad autónoma desde entonces y hasta hoy ha experimentado un extraordinario desarrollo, dejando atrás la imagen de la resignación y del atraso, aunque todavía es mucho lo que resta para homologarnos con otras regiones europeas. En los primeros pasos de la autonomía tuvieron lugar los primeros acuerdos, al principio bipartitos y después tripartitos, entre el Gobierno, los sindicatos y las organizaciones empresariales. Se pasaba así de una época, la Transición, en la que desde los puntos de vista político, económico y, especialmente, el laboral, se vivía una confrontación generalizada entre los sindicatos y los empresarios con la secuela de huelgas que impedían el más mínimo crecimiento económico.

Tras las primeras negociaciones empresarios-sindicatos se empieza a conocer la paz social y más tarde la concertación que, desde entonces, registra siete acuerdos entre Gobierno andaluz, sindicatos y organizaciones empresariales. Para los empresarios, estos treinta años encierran el valor del reconocimiento mutuo de los protagonistas sociales y económicos, el consenso en los grandes asuntos que afectan a la sociedad andaluza y la negociación y el diálogo como las únicas armas con las que se resuelven los problemas.

La Farola

La Asociación de Consignatarios de Buques y Empresas Portuarias de Málaga ha solicitado de la Autoridad Portuaria -sin respuesta hasta la fecha- la rehabilitación de La Farola para su uso expositivo e institucional, a la vez que sigue cumpliendo su utilidad de señalización marítimo-terrestre. La asociación correría con los costes de dicha rehabilitación y la ciudad contaría así con un espacio más tanto de uso turístico como cultural. Una reunión entre los consignatarios y la Autoridad Portuaria se hace necesaria para evaluar las posibilidades de este interesante proyecto.

El reciente acuerdo interinstitucional acerca del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Marbella fue analizado el pasado día 11 en la sede de los empresarios malagueños en una jornada organizada por la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), a la que asistieron el presidente de la Asociación, José Prado; el concejal de Urbanismo de Marbella, Pablo Moro; Francisco Montero, vicepresidente de CIT-Marbella, y numerosos empresarios.

El presidente de la CEM, Vicente García Martín, dirigió la palabra a los asistentes manifestando que en Andalucía no ha existido una política de ordenación del territorio ni un urbanismo coherente y eficaz: "El desarrollo normativo ha sido errático, restrictivo e inseguro jurídicamente, no habiéndose fijado un modelo urbanístico equilibrado y sostenible".

Vicente García y José Prado destacaron que aún pesan demasiadas incertidumbres sobre la planificación urbanística en nuestra provincia y en la comunidad autónoma, con la compleja y polémica elaboración del Plan de Ordenación Territorial de Andalucía (POTA), los Planes de Ordenación Territoriales (POT), así como los Planes Generales de Ordenación Urbana en permanente revisión. En este contexto, la CEM, CIT-Marbella y la Asociación de Constructores y Promotores siempre han defendido la necesidad de una adecuada coordinación entre administraciones, superando confrontaciones que tanto perjudican proyectos e inversiones públicas. Los ponentes se mostraron de acuerdo al recordar las difíciles circunstancias por las que ha pasado Marbella, y el reciente acuerdo alcanzado sobre el PGOU, a la vez que expresaron su confianza en que el proceso administrativo de puesta en marcha del Plan sea ágil, y las Administraciones competentes flexibles en su gestión y aplicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios