Cae un clan que explotaba a mujeres en clubes de alterne

  • La operación Toscana, realizada en Málaga y Cádiz, se salda con 15 detenidos · Se les imputa explotación sexual, blanqueo de capitales y falsedad documental

A las 00:00 en punto de ayer arrancaba la operación Toscana que ha acabado con el taurino clan de los Galanes que explotaba a mujeres extranjeras en clubes de alterne, haciéndolas trabajar en jornadas agotadoras y sin apenas darles alimento. A esa hora, la Guardia Civil ponía en marcha un amplio operativo para detener al grueso de la organización dedicada a la explotación sexual de mujeres en al menos seis clubes, cinco en la provincia de Cádiz (en El Puerto, Jerez, Conil, Medina y Algeciras) y uno en la de la Málaga (en Estepona). Al frente de la red, el patriarca, Juan Galán, natural de Jerez, de unos 70 años de edad, su actual mujer, Isabel Aguilar, de 62 años, torera en sus años mozos con el nombre artístico de Maricruz, y los hijos del primero, el diestro jerezano que fuera conocido como el niño torero, Juan Pedro Galán, de 39 años, y su hermana Rocío, de 35 años.

Pasaban pocos minutos de la medianoche de ayer cuando los agentes sorprendían al patriarca cuando empezaba a conciliar el primer sueño. Llamaban a la puerta de su casa, en El Puerto, una "espectacular mansión" en la urbanización de Valdelagrana.

Comenzaba un registro que se prolongó durante más de cinco horas y que resultó de lo más revelador de los bienes que movía el negocio familiar. Porque debajo del jacuzzi de uno de los cuartos de baño de la lujosa vivienda, los agentes se topaban con nada menos que 500.000 euros, distribuidos en fardos envueltos en plástico y atados con hilo de pescar. 15.000 euros más fueron hallados en el interior de la caja fuerte, así como abundante documentación de los negocios del clan familiar.

A la misma hora, igualmente en El Puerto, era detenida la supuesta novia de Ortega Cano, Rocío Galán, en su vivienda. Y ya bien entrada la madrugada, en su domicilio, era apresado el diestro jerezano. Ya para entonces, bajo la coordinación de la Comandancia de Sevilla, efectivos de la Guardia Civil de Cádiz y Málaga habían iniciado los registros simultáneos en todos los locales de alterne de los Galanes, que se publicitan profusamente bajo el sobrenombre de Hoteles Galantería.

En el Puerto, al lado de la rotonda de los toros, un tropel de guardias entraba en La Hacienda, el famoso "sitio diferente para relajar cuerpo y mente", y detenía al encargado. Tres cuartos de lo mismo ocurría en los restantes hoteles de citas del clan, el hotel Garum de Conil; el Aloha de Jerez, el Medina Park, en término asidonense, el Fontana, en Algeciras, y el hotel Aladín, en Estepona. En todos ellos fueron igualmente capturados los responsables.

Ya con las claras del día, la Guardia Civil procedía a registrar la gestoría encargada de llevar los negocios de prostitución de la familia, en San Fernando, y la famosa finca de los Galán emplazada en Jerez, El Toro. También caían durante el operativo el considerado como testaferro del patriarca, el hombre da paja colocado como administrador, José T. F., y el encargado de la finca jerezana, Manuel S. C.

La operación Toscana acababa al mediodía de ayer con cifras récords: 15 detenidos, que fueron conducidos a los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, 14 registros (7 domicilios, 6 clubes y la gestoría), y la incautación de medio millón de euros en efectivo y la intervención de patrimonio por valor de unos 50 millones. El balance se cierra con unos 20 vehículos, seis de ellos requisados en la lujosa mansión portuense del patriarca.

Las pesquisas que han desembocado en la operación Toscana, que ha acabado con el clan familiar que explotaba a prostitutas en una selecta red de clubes de alterne, dieron comienzo el pasado mes de abril. Dentro de los habituales controles que la Guardia Civil realiza dentro del plan contra la trata de seres humanos, los agentes detectaron que en el hotel de Conil podrían estar cometiéndose delitos contra las personas. En el Juzgado de Instrucción Número 1 de Chicana, comenzaron a declarar la mayor parte de los detenidos al cierre de esta información. Entre otros delitos, se les imputan explotación sexual, blanqueo de capitales y falsedad documental, no descartándose también trata de blancas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios