Caen en Málaga 24 miembros de una de las mayores redes de narcos

  • La operación se ha desarrollado en seis provincias

Un total de 24 personas han sido detenidas en la provincia como supuestos miembros de una de las mayores redes de tráfico de drogas que operaba en el país y que ha sido desarticulada por la Guardia Civil en una serie de intervenciones en la que han sido arrestadas otros 20 individuos y en las que se han incautado tres toneladas de hachís y tres kilos de cocaína. La investigación que ha permitido desmantelar este grupo organizado se inició hace un años.

Fuentes cercanas al caso explicaron que, aunque el grueso de la intervención se ha llevado a cabo en los últimos siete días, en los últimos meses se han realizado pequeñas operaciones que se camuflaron como hechos casuales para no despertar las sospechas de los líderes de la red. De este modo, se interceptaron dos alijos en playas de Marbella y Estepona, uno concretamente en el Arroyo Las Vacas.

Las pesquisas se han extendido en distintos puntos de la provincia y los arrestos se han producido en casi todo el litoral oriental. Las fuentes consultadas señalaron que 14 de las detenciones se produjeron en la capital, dos de ellas en el Puerto; en Cártama fue capturada una persona; cinco cayeron en Marbella, mientras que en Benalmádena atraparon a dos y en Torremolinos y Estepona se produjo un arresto en cada una de estas localidades.

La Dirección General de la Policía y la Guardia Civil aclaró ayer que la operación Centry-París también se desarrolló en Alicante, Algeciras (Cádiz), Melilla, Granada y Jaén.

A la organización, que se dedicaba al tráfico de drogas entre la Costa del Sol y distintos países de la Unión Europea, se le imputan delitos de asociación ilícita, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, falsificación de documentos públicos, blanqueo de capitales, atentado a agentes de la autoridad, contra la seguridad del tráfico y robos con violencia.

Además de la droga, la Guardia Civil ha intervenido 16 vehículos, 2 embarcaciones y 4 motos náuticas utilizados para el transporte de los estupefacientes en los 11 registros domiciliarios practicados en Melilla.

Con esta operación, la organización ha quedado totalmente desarticulada, desde los responsables de la adquisición de la droga en Marruecos hasta los encargados de su distribución y venta al menudeo.

Las investigaciones se iniciaron en octubre de 2007 cuando el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Guardia Civil de Málaga averiguó que una persona de origen magrebí con amplio historial delictivo se había trasladado a la Costa del Sol desde su lugar habitual de residencia en Torrevieja (Alicante).

Los agentes detectaron que el sospechoso mantenía frecuentes contactos con personas relacionadas con el narcotráfico a gran escala, que estaban integradas en un grupo organizado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios