Capturados 'in fraganti' colocando un clonador de tarjetas en un cajero

  • Los dos arrestados trataban de ocultar el dispositivo con una réplica de la carcasa externa del cajero de una sucursal

Dos individuos de nacionalidad búlgara han sido detenidos en Mijas cuando colocaban en un cajero automático un dispositivo de clonación de tarjetas de crédito. Los arrestados maquillaban el terminal con una carcasa nueva que habitualmente no despierta las sospechas de los usuarios bancarios y una vez había obtenido sus datos, hacían nuevas tarjetas para supuestamente adquirir objetos de valor que eran cargados a la cuenta de la víctima. Los agentes de la Guardia Civil del citado municipio realizaron labores de vigilancia en determinadas entidades bancarias ante las informaciones que apuntaban a la presencia de personas que pretendían poner en marcha esta estafa.

Fuentes judiciales informaron de que los detenidos, N. P. y V. T., ya han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Fuengirola en un unión de las diligencias practicadas, aunque no trascendió en que situación quedaron. Los guardias tuvieron conocimiento de que en Mijas y las localidades limítrofes podría estar actuando un grupo de personas de nacionalidad búlgara que presumiblemente estaban clonando tarjetas de crédito a través de los cajeros automáticos.

El sistema es aparatoso, pero sencillo; y los beneficios que reporta este fraude son pingües, ya que los delincuentes tienen un importante margen de maniobra hasta que sus víctimas se percatan de la sustracción del dinero. Los cacos camuflan un lector de tarjetas con el que realizan el copiado de los datos de la tarjeta del cliente; posteriormente obtienen el número PIN de diversas formas -observando cuando marcan, a través de pequeñas cámaras o con teclados superpuestos, como era este caso- ; y, por último, crean una nueva tarjeta que se adecua a una documentación falsa.

Los detenidos tenían una carcaza externa que pretendían colocar sobre el cajero para ocultar los dispositivos de clonación. Cuando se disponían a ello, fueron arrestados por los agentes, que habían establecido varios dispositivos de vigilancia en entidades bancarias de Mijas y que dio sus frutos en Calahonda.

La intervención de estos ha abortado una estafa considerable, pues de todos es sabido que la zona donde estaban actuando es muy turística y todo hace pensar que las víctimas se darían cuenta del dinero sustraído cuando llegasen a sus países de origen.

Los detenidos pretendían utilizar las tarjetas clonadas para adquirir productos de valor considerable -habitualmente en grandes superficies- que después vendían a un precio inferior al de mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios