El Carlos Haya atiende a 41 niños con problemas de coagulación

  • El hospital cuenta desde hace dos años con una Unidad de Hemofilia Pediátrica

Desde hace dos años, el Hospital Carlos Haya cuenta con una Unidad de Hemofilia Pediátrica en la que atiende a 41 niños con problemas congénitos de coagulación. El dispositivo es uno de los pioneros en Andalucía en dar asistencia multidisciplinar a los menores y está integrado por las ocho especialidades involucradas en el tratamiento de estos niños: Hematología, Traumatología, Rehabilitación, Radiología, Psicología, Medicina Preventiva, Cirugía Maxilofacial y Laboratorio.

El objetivo de la unidad es mejorar la calidad de vida de los pacientes mediante la adopción de medidas preventivas que eviten lesiones futuras, sobre todo articulares y musculares. La hemofilia es una patología crónica, hereditaria, que transmiten las mujeres y la padecen los hombres. Por su poca frecuencia, es considerada una enfermedad rara. Se produce por la ausencia de una proteína que provoca un déficit en la coagulación. Pero además, puede provocar problemas en las articulaciones y los músculos que se traducen en dolor, inflamación y hasta limitación en la movilidad. En los últimos dos años, el hospital ha diagnosticado a 16 nuevos pacientes por coagulopatías congénitas.

Cuando los pequeños reciben el diagnóstico, acuden entre dos y tres días al hospital de día pediátrico. Allí, además de recibir tratamiento farmacológico -que sustituye al factor de coagulación que les falta- son formados bien ellos o sus padres sin son muy pequeños para que aprendan a administrarse la medicación en sus casas. Periódicamente, además se les hacen controles analíticos y a partir de los seis años se les realizan resonancias magnéticas de forma bianual para valorar el estado de sus articulaciones. La finalidad de este seguimiento es detectar lesiones incipientes, tratarlas y evitar secuelas. Aquellos que tienen más afectadas las articulaciones son derivados a Traumatología.

Además, las muestras de sangre de estos niños se conservan en la seroteca (que es un banco de esas muestras) para controlar la evolución de la enfermedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios