El Carlos Haya ha hecho 98 operaciones de cambio de sexo en ocho años

  • Tres de cada cuatro intervenciones realizadas son para pasar de hombre a mujer

Un transexual es una persona que se siente atrapada en el sexo equivocado. Mentes de mujer en cuerpos de hombres y viceversa. El Hospital Carlos Haya ha hecho 98 operaciones de cambio de sexo para corregir ese error originado por una patología reconocida ya por la Organización Mundial de la Salud.

Tres de cada cuatro intervenciones (75) han sido de hombre a mujer. Los especialistas explican que esta proporción no sólo obedece a una mayor prevalencia de los pacientes que demandan esa cirugía sino también a que buena parte de los transexuales de mujer a hombre no se intervienen porque la operación tiene más complicaciones.

El programa de reasignación de sexo comenzó a finales de 1999. Con el centenar de intervenciones realizadas hasta el momento, la media es de un cambio de sexo al mes. La operación se lleva a cabo en la fase final del tratamiento, pero el proceso es mucho más que entrar en quirófano: durante más de un año, el paciente recibe atención psicológica y endocrinológica. La intervención se programa sólo después de que el enfermo haya recibido esta asistencia, ya que la cirugía es irreversible.

El miércoles, el Consejo Interterritorial de Salud acordó incluir el tratamiento integral de la transexualidad -atención psicológica, endocrinológica y quirúrgica- entre las prestaciones que ofrecerá la sanidad pública. El organismo aprobó también los criterios para seleccionar los hospitales de referencia en los que se harán los cambios de sexo. Esos criterios han sido elaborados en base a la experiencia de la Unidad de Trastornos de Identidad de Género del Hospital (UTIG), el único centro público de toda España que hasta ahora ha hecho estas intervenciones. Por ello, se da por hecho que el Carlos Haya será uno de los tres centros sanitarios que en el primer semestre de 2008 se autorizarán a nivel nacional para los cambios de sexo. El hospital ya tiene la acreditación, pero en Andalucía.

Hasta ahora, transexuales de otras comunidades se empadronaban en Andalucía para poder recibir asistencia y el Servicio Andaluz de Salud (SAS) no recibía compensación alguna por el coste del tratamiento. A partir de la acreditación a nivel nacional, la UTIG de Málaga podrá atender a pacientes de toda España y el SAS cobrará la asistencia prestada a la comunidad de origen del paciente.

En el nuevo hospital proyectado para la capital, la Consejería de Salud ya ha anunciado que la unidad tendrá un espacio propio de cara a poner fin a la actual dispersión de los servicios que intervienen en el tratamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios