El Carlos Haya es el hospital andaluz que realiza más trasplantes de riñón

  • El total desde que empezaron las operaciones en 1978 es de 2.360 órganos trasplantados · En 2007 se reanudaron las intervenciones de páncreas y se realizaron cuatro trasplantes renales de donante vivo

Comentarios 1

Un total de 1.822 personas en los últimos 30 años prolongaron su vida gracias a un trasplante de riñón hecho en el Carlos Haya. Esa es la cifra acumulada desde que empezó el programa en 1978. El trabajo realizado por los profesionales del centro sanitario en todo este tiempo se refleja en las estadísticas: el centro sanitario es el hospital de Andalucía que más trasplantes de riñón lleva a cabo y el quinto de España. Esta actividad quirúrgica posibilita que la provincia tenga una tasa de trasplantes renales (48 por millón de habitantes y año) superior a la autonómica (45) y a la nacional (46).

Los datos se recogen en la Memoria de 2007 de la Coordinación de Trasplantes de Málaga. Según este informe, todas las intervenciones realizadas desde 1978 -incluidos riñón, páncreas e hígado- ascienden a 2.360. La mayoría -1.822- fueron trasplantes renales, ya que este programa no sólo es el que más operaciones desarrolla sino que además fue el que primero comenzó. El acumulado de trasplantes hepáticos es de 471 y el de páncreas, de 67.

Los datos de 2007 recogen una estabilización de los trasplantes. Por ejemplo, el año pasado se realizaron 154 (102 de riñón, 46 de hígado y 6 de páncreas). La cifra oscila entre los 148 de 2006 y los 159 de 2001. Son 154 hogares que gracias a la solidaridad de otras 74 familias -las de los donantes- hoy disfrutan de sus seres queridos.

Con ese número de donaciones, el área de Málaga -que agrupa a la provincia, Almería, Ceuta y Melilla- se sitúa en una tasa de 33,3 donantes por millón de habitantes. Este indicador es similar al nacional -que es de 34,3- y tres puntos más alto que el andaluz -situado en 30,4-. En todo el sector Málaga, los donantes sumaron 74. Si sólo se tiene en cuenta la provincia, la cifra fue de 51; siete menos que en 2006. Este leve descenso se achaca a una menor siniestralidad por accidentes. De hecho, dos de cada tres donantes (69 por ciento) fallecieron a causa de un accidente cerebro vascular. La negativa a donar los órganos de un ser querido también se mantiene en niveles similares a los de años anteriores. En 2007 fue del 16,8 por ciento, algo por debajo de la media española que roza el 20 por ciento.

El año pasado también se pudieron retomar los trasplantes de páncreas que estaban interrumpidos. Fueron operados seis pacientes. Además, se avanzó en los trasplantes renales de donante vivo, ya que frente a una intervención realizada en 2006, en 2007 se llevaron a cabo cuatro. Este incremento ha sido posible gracias a que se ha implantado una técnica que permite extraer el órgano al donante mediante incisiones muy pequeñas.

Pese a esta intensa actividad, hay 263 personas en lista de espera: 209 aguardan un riñón, 42 un hígado, 4 un páncreas y 8, córneas. Que sean operados sólo depende de que haya donantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios