Chiringuitos abiertos todo el año

  • CCOO pide eliminar la estacionalidad para que los trabajadores de estos establecimientos tengan estabilidad.

La secretaria general de Comercio, Hostelería y Turismo de CCOO, Lola Villalba, defiende que los chiringuitos abran todo el año para, de este modo, dar estabilidad a las más de 5.000 personas que trabajan en estas instalaciones de la provincia y, además, sirvan como reclamo turístico.

Para la dirigente sindical los 400 chiringuitos que hay actualmente en la Costa del Sol deben abrir tanto en temporada baja como alta, lo que supondría un beneficio para la hostelería. En este sentido, apuesta por que la Comunidad Autónoma, que ha recibido las competencias de gestión del litoral, se ponga "manos a la obra" para defender este espacio.

Villalba aboga por "dejar atrás polémicas anteriores y trabajar para renovar todas las concesiones caducadas y en trámite de concesión", además de acordar los años y metros cuadrados que tienen que tener estos restaurantes ubicados en la arena.

Los chiringuitos forman parte del paisaje de las playas de la Costa del Sol desde hace un siglo, recuerda la sindicalista, para quien representan "un elemento clave de la identidad de los destinos de veraneo y ocio del litoral malagueño como un atractivo turístico más". Además, reclama inversiones suficientes para mejorar las playas, regenerándolas con arena de mayor calidad "y soluciones urgentes para una mejora integral de las mismas".

Todo ello para que el destino continúe siendo "competitivo y siga generando riqueza y empleo de calidad". A su vez, Villalba destaca "que debe existir un equilibrio entre la ubicación de hamacas y el espacio libre para los usuarios de las playas".

La organización sindical ha valorado que la Junta de Andalucía asuma las competencias relativas al litoral y recuerda que CCOO siempre ha defendido que dicha gestión pasara a manos del Ejecutivo andaluz.

"Estamos convencidos de la importancia de la Junta en lo referente a la cercanía, el conocimiento y la mayor sensibilidad a la hora de buscar una regulación que permita dar mayor estabilidad a este sector", manifiesta, y añade que también deben negociarse las concesiones a los hamaqueros, "permisos que en muchas ocasiones pertenecen también a los propietarios del chiringuito".

A su juicio, la regulación pasa por mantener las hamacas en el litoral por el servicio que prestan al turista y, al mismo tiempo, "porque éstos profesionales cuidan la playa como si fuera suya, y hay que buscar el equilibrio entre las hamacas que se ubican y los espacios libres de playa para los ciudadanos que van a hacer uso de éstas llevando sus sillas y sombrillas o simplemente sus toallas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios