Cien euros por sexenio y 20 patentes

  • Escasos incentivos a la labor científica y obstáculos para registrar las invenciones

El vicerrector de Investigación de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, reconoce sin preámbulos que la investigación no está bien pagada. Apenas si supone en la nómina 100 euros brutos por cada seis años de trabajo. "Realmente los incentivos son muy flojos. Los sexenios son más que una cuestión económica un elemento de prestigio y la vía para promocionarse". También implican recorte de la carga docente.

Los sexenios son reconocidos por una comisión técnica nacional dependiendo las publicaciones de cada investigador y se no tiene en cuenta, por ejemplo, si la investigación ha dado lugar a una patente. Este hecho explica en gran medida por qué anualmente los expertos de la UMA publican en revistas de alto impacto (medidas en función del número de citas y referencias que generan en la comunidad científica) entre 800 y 900 artículos y, sin embargo, durante este curso la universidad malagueña sólo generó 20 patentes.

Junto a este compendio de publicaciones, mayoritariamente técnicas, conviven las que se divulgan a través de revistas especializadas y la edición de monografías.

"Los universitarios estamos obsesionados con las publicaciones porque es lo que se nos pide para la promoción, mientras que las patentes, no sólo no se tienen en cuenta para el reconocimiento de sexenios, sino que incluso resultan un problema porque es complicado registrar una patente, consume muchísimo tiempo y, además, no puedes publicar nada hasta que no esté registrada, lo que, finalmente, perjudica la carrera profesional". Las 20 patentes contabilizadas a lo largo de este año académico se centraron en las áreas biosanitaria, TIC y Ciencias Experimentales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios