El Clínico controla por internet a más de un centenar de pacientes diabéticos

  • También tiene un hospital de día que ahorra cientos de ingresos cada año

Es tan simple como descargar una foto en el ordenador. El diabético se mide la glucosa con un aparato y vuelca los datos en su PC. Una vez a la semana, el telemédico pasa consulta virtual: analiza los niveles de azúcar de cada paciente. Este sistema de telemedicina -que el Hospital Clínico puso en marcha en 2009- permite controlar a distancia a más de un centenar de enfermos con diabetes tipo 1, que es la que aparece a edades tempranas y por razones genéticas. Suelen ser pacientes jóvenes, con buen manejo de las nuevas tecnologías y con una vida laboral activa.

Los endicronólogos ven físicamente a los enfermos una vez cada tres meses. Los que participan en el programa de telemedicina solo asisten a una consulta presencial al año. El resto de los controles son a distancia. El responsable de Endocrinología del Clínico, Francisco Tinahones, indica que incluso estos pacientes están más vigilados que los que no están incluidos en el programa de telemedicina porque mientras la consulta presencial es trimestral, la teleconsulta es semanal. Cuando el especialista abre la plantilla de cada paciente, salta una alerta en rojo con los niveles que están por encima de lo normal.

No es la única mejora incorporada por el Clínico en la atención a los diabéticos. Desde 2005, el centro sanitario tiene un hospital de día para estos pacientes. Anualmente, da atención a unos 5.000 enfermos. Desde que se puso en marcha, ya ha asistido a más de 30.000 diabéticos. Si no existiera este recurso, cientos de ellos deberían haber sido ingresados para controlarles los índices de glucosa. Tinahones explica que, por ejemplo, antes una mujer embarazada a la que se le diagnosticaba diabetes era hospitalizada; ahora se trata en el hospital de día. Esto ahorra costes al sistema sanitario y el trastorno que supone una hospitalización para una familia. "Además es más eficaz porque es una estructura especializada en diabetes", argumenta el responsable de Endocrinología.

En el hospital de día hay endocrinólogos y enfermeros especializados en la patología. El médico estudia si debe corregir el tratamiento y el ATS enseña a modificar aquellos hábitos que pueden ser la causa del descontrol de la enfermedad. Los pacientes pueden acudir con mayor o menor frecuencia en función de su cuadro clínico. Son derivados por su médico de cabecera o desde Urgencias del propio hospital.

También hay coordinación con el área de Anestesia. Cuando en los análisis de preanestesia los índices de glucosa salen alterados, esta unidad remite al enfermo al Hospital de Día de Diabéticos para su control ya que una operación con un nivel de glucemia alto implica más riesgo de complicaciones y más posibilidades de infecciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios