El Clínico opera tumores en los huesos con una técnica pionera

  • Las intervenciones consisten en quemar la zona enferma con radiofrecuencia · Sólo tres hospitales en la comunidad autónoma, entre ellos el de Málaga, la aplican

Hay tumores en los huesos que no son malignos, pero que provocan dolor y limitan la movilidad. Hasta hace un par de años, la única solución que había era hacer una incisión de por lo menos 10 centímetros y eliminar el fragmento óseo afectado a base de golpes de escoplo. El resultado era que el hueso quedaba muy debilitado y que los enfermos debían andar con muletas durante bastante tiempo.

Desde hace un par de años, el Clínico aplica una técnica quirúrgica que sólo se usa en tres hospitales públicos de Andalucía. Consiste en quemar el tumor mediante ondas de radiofrecuencia. El nuevo sistema tiene varias ventajas. Por ejemplo, ya no es necesaria una incisión amplia, sino que basta con corte ínfimo para introducir la sonda a través de la que se aplican las ondas.

Los resultados de la técnica son "espectaculares", según la jefa de la Sección de Rodilla del Servicio de Traumatología del Clínico, Elvira Montañés. Antes, estos pacientes tenían que ser hospitalizados porque era una operación importante. Ahora, el enfermo se va de alta el mismo día porque sólo se le da un punto de sutura. Montañés destaca que es un trabajo en equipo con el radiólogo Francisco Amores, que es el encargado de quemar el tumor con radiofrecuencia.

Estos casos los opera la Sección de Rodilla dado que tres de cada cinco tumores que se diagnostican en Traumatología se asientan en esa parte del cuerpo. La ventaja de que ahora la técnica sea menos agresiva para el paciente no es desdeñable si se tiene en cuenta que la mayoría son personas jóvenes. Los 12 enfermos operados hasta el momento con radiofrecuencia tenían entre 16 y 28 años. La sección -formada por seis traumatólogos- se encarga también de extirpar los tumores malignos. En estos casos, hay un comité formado por siete especialidades que incluye desde oncólogos hasta psicólogos.

Los traumatólogos de la sección operan una larga lista de patologías entre las que se incluyen la reconstrucción de meniscos, los problemas del crecimiento, la desalineación de las piernas o la implantación de prótesis de rodilla.

Montañés defiende la especialización dentro de Traumatología -el Clínico tiene áreas para pie, rodilla, espalda, brazo y cadera- en la necesidad de dominar técnicas específicas para cada parte del cuerpo. Pese a estos avances, cree que siempre hay que sopesar muy bien los pro y los contra de una intervención porque la cirugía "no es una varita mágica". Esta traumatóloga dice además que las pruebas son importantes, pero que debe despreciarse la exploración del enfermo. "A veces, con tanta tecnología nos olvidamos de escuchar y explorar al paciente. Y la rodilla habla cuando tú la tocas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios