Comerciantes denuncian dos nuevos robos en calle La Unión

  • Informan de que los ladrones accedieron a una agencia de viajes de la zona a través de un butrón que realizaron en el local contiguo, que se encuentra vacío

El malestar de algunos comerciantes de calle La Unión por los últimos robos o intentos de robo en los locales de la zona va a más. Tras denunciar la pasada semana que unos individuos habían forzado la puerta corredera de un negocio de regalos, ayer informaron de otros dos sucesos en otros tantos establecimientos, uno de ellos en una agencia de viajes, Fomentur Internacional, y otro en una peluquería de la zona. Según informó a este periódico Mario Fernández, los ladrones accedieron a la agencia de viajes a través de un butrón realizado en el local contiguo, "que está abandonado". Una vez en el interior del local, precisó, los presuntos ladrones se llevaron los ordenadores y una caja fuerte. Este periódico trató de ponerse en contacto con los propietarios del negocio, que eludieron ofrecer detalles sobre lo ocurrido. Sí precisaron que durante la mañana acudieron a la agencia varios agentes de la Policía Científica para tomar datos de lo ocurrido.

A juicio de este comerciante, "existe alarma social en la zona" debido a la situación generada por la obra del Metro, con escasez de iluminación y pasos muy estrechos. Por ello, insistió en demandar a los responsables de la obra "mayor vigilancia", así como un aumento de los puntos de iluminación. En relación con los problemas denunciados por los comerciantes, desde la Policía Nacional se insistió en lo expuesto la pasada semana: "Calle La Unión no es un punto negro en materia de seguridad". Es decir, que no se detectan más incidencias que en otros lugares de la ciudad.

En cualquier caso, parece que las quejas emitidas por algunos de los comerciantes van a tener efectos inmediatos, al menos en lo que a la obra del Metro se refiere. El director del suburbano malagueño, Enrique Salvo, informó ayer a este periódico de que se va a aumentar la vigilancia en los tajos abiertos, que hasta el momento sólo contaba con un guarda de seguridad para el tramo que se extiende entre la estación María Zambrano y La Unión. "La idea que tenemos es que al menos haya dos personas que se muevan por toda esta zona", indicó.

Todo ello con la vista puesta, eso sí, en la culminación de los trabajos en superficie en este punto para finales del próximo verano. Será a partir de ese momento cuando la vía recuperará su estado original y las vallas que ahora delimitan el tajo, serán retiradas.

Incluso, anunció su intención de mantener un encuentro con el subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna, "para ver en qué medida se puede garantizar la seguridad" de la zona. Respecto a los problemas de iluminación, Salvo se comprometió a analizar la situación.

Con ello, el responsable de la obra del ferrocarril urbano en la capital asume parte de las demandas realizadas en las últimas semanas por los residentes en la zona. Incluso, de la Asociación de Comerciantes de Cruz de Humilladero, que si bien no detecta un incremento de los robos o intentos de robo desde que se inició la obra, sí exige la presencia de un guarda más en la zona de La Unión y calle Santa Marta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios