Condenado un empleado de un centro deportivo por quedarse cuotas

La Audiencia de Málaga ha condenado a un empleado de la empresa que explotaba un centro deportivo por destinar a una cuenta creada por él a su nombre cuotas de los clientes y por presentar documentos falsos en un juzgado para crear confusión, además de declarar que todo lo había ideado el gerente de la entidad. Así, se le impone una pena de un año de prisión. Según se declara probado en la sentencia, el acusado ejercía funciones de jefe de recepción y administración para la entidad que explotaba el centro deportivo y piscina cubierta, teniendo la misión de la facturación mensual de cuotas de los usuarios, mediante remesas bancarias a través de un programa informático al que tenía acceso él con una clave.

Así, en marzo de 2010, señala la resolución de la Sala, el acusado creó una sociedad con un nombre similar al de la otra y con el mismo objeto social, en la que él aparecía como administrador único, además de una cuenta bancaria a su nombre. La sentencia indica que entre junio y agosto de 2010, el procesado realizó las remesas bancarias a través del programa informático "destinándolas a la cuenta aperturada en la mercantil creada por él". El acusado se apropió de una cantidad total de 7.108 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios