Condenan a 23 años de prisión al asesino confeso de una malagueña en Colombia

  • Cortés, madre de cinco hijos y residente en Vélez-Málaga, llegó a Colombia el pasado 27 de febrero en compañía de su esposo Farid para disfrutar del popular carnaval de la ciudad caribeña de Barranquilla

El hombre que confesó haber asesinado el 2 de marzo en la ciudad colombiana de Barranquilla a la turista española Irene Cortés Lucas fue juzgado allí y condenado a más de 23 años de cárcel, informó hoy a Efe el abogado del marido de la víctima.

En una audiencia celebrada este lunes en Barranquilla, el juez séptimo penal condenó a 23 años y dos meses de prisión a Brayan Darío Escorcia Blanco por el asesinato de Cortés, de 30 años, indicó Jorge Imitola, abogado del colombiano Farid Llinás Ariza, marido de la española.

El colombiano Escorcia, de 20 años, se enfrentaba a una pena de 46 años y cuatro meses por los delitos de homicidio agravado, hurto agravado calificado y porte ilegal de armas agravado, pero gracias a que aceptó los cargos y a un preacuerdo entre el fiscal y su defensa la condena le fue rebajada a la mitad.

Cortés, madre de cinco hijos y residente en Vélez-Málaga, llegó a Colombia el pasado 27 de febrero en compañía de su esposo Farid para disfrutar del popular carnaval de la ciudad caribeña de Barranquilla (norte).

En la madrugada del 2 de marzo, la pareja y unos amigos fueron víctimas de un atraco en un bar del sur de Barranquilla, donde Escorcia disparó en el pecho a la española, quien murió poco después en un hospital de la ciudad.

Escorcia fue detenido poco después gracias a las imágenes del atraco grabadas por las cámaras de seguridad del bar y pidió perdón por lo sucedido, mientras que el segundo implicado en el atraco, un joven llamado Juan Carlos Guerrero, también fue capturado y está a la espera de conocer su condena.

Desde España, los familiares de Irene denunciaron con insistencia que ella viajó engañada a Colombia, que su marido planeó el crimen y "contrató a un sicario" para matarla.

Según los familiares de la asesinada, Irene y Farid tenían problemas desde que ella mantuvo una relación con otro hombre mientras él estuvo en prisión por tráfico de cocaína.

Sin embargo, según Imitola, Escorcia dijo ayer ante el juez que lo condenó "que no conoce a Farid" y que estaba "drogado" cuando disparó contra Cortés.

Imitola señaló a Efe que su cliente regresó a España, donde reside desde hace una década, y consiguió "protección especial" por las amenazas que recibió, supuestamente, de la familia de Irene, con quien tuvo dos hijos.

Añadió que Farid planea quedarse en España, donde también vive su madre, y ha tramitado una orden de alejamiento para que los familiares de su esposa no puedan acercarse a él ni a sus hijos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios