Condenan a la ex directora de un asilo de Alhaurín por estafar a una anciana

  • La acusada tendrá que pagar a los herederos de la mujer, que falleció en la residencia en 2004, la cantidad de 18.500 euros

El Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga ha condenado a dos años y medio de prisión a la que era en 2003 directora de la residencia de ancianos Nuestra Señora de Gracia de Alhaurín de la Torre, acusada de estafar a una de las ancianas ingresada en el centro al extraer dinero de su cuenta corriente. A la acusada, que tiene otros procedimientos judiciales similares abiertos, se le condena por un delito continuado de estafa y tendrá que pagar a los herederos de la mujer, que falleció en la residencia el pasado 14 de abril de 2004, la cantidad de 18.500 euros.

Por otro lado, no se le condena por el delito de falsedad de documento del que la acusaba la acusación particular, que representa a los familiares de la víctima y que estudia aún si recurrirá la resolución. Desde la defensa de la mujer confirmaron que presentarán recurso de apelación contra la sentencia.

La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, declara probado que la procesada, en calidad de directora de la residencia en 2003, tenía a su cargo a la víctima, ingresada por tener demencia senil y alzheimer. Durante los meses de mayo y julio, "simuló gozar de la autorización de la paciente" para hacer reintegros.

De esta forma, "incorporó ilícitamente a su patrimonio cantidades que excedían del cobro de las correspondientes mensualidades". Según el juez, presentó la documentación bancaria "aparentemente firmada" por la anciana, autorización "obtenida aprovechando el grave deterioro de sus facultades mentales, sin conocimiento ni autorización de los familiares". En el juicio, la acusada negó haber sacado más dinero del que le correspondía, sino "sólo el importe de la mensualidad" y explicó que, cada mes, un sobrino diferente de la mujer iba con un papel del banco que ella rellenaba pero que firmaba la víctima, negando que falsificara la rúbrica.

Además, dijo que quizá los sobrinos tenían autorización a la cuenta de la anciana, que, a su juicio, "era consciente de lo que pagaba y cuando pagaba" y que, a pesar de tener demencia senil, tenía "momentos lúcidos". Esa forma de pago fue calificada de "falsa" por uno de los sobrinos y los tres familiares coincidieron en que no había nadie autorizado para sacar dinero de la cuenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios