Condenan a un hombre que abusó de 4 menores y de una joven con síndrome de Down

  • La pena es de 13 años de cárcel, pero sólo cumplirá nueve, tras agredir sexualmente a niños de entre 8 y 11 años

Un hombre de iniciales D. P. G. ha sido condenado a 13 años de cárcel por abusar sexualmente de cuatro niños, de entre ocho y 11 años, además de una joven de 24, con síndrome de Down.

La sentencia, dictada por la Sección I de la Audiencia Provincial de Málaga, recoge una estampa aberrante y perversa de lo sucedido en el mes de abril de 2003 en la casa de este hombre en Fuengirola.

Queda probado que el condenado sometió a sus víctimas a toda clase de vejaciones y tratos degradantes de tal forma que "pasados los años siguen afectados y con sentimiento de vergüenza".

El juez recoge cómo el hombre desnudaba a los niños, los besaba y los tocaba con ánimo libidinoso, además de practicarle masturbaciones y felaciones, entre otras acciones degradantes para los niños, a los que alguna vez obligó a tocarse entre ellos.

Todo lo hizo aprovechando su relación de vecindad y ofreciendo a los pequeños pequeñas propinas o chucherías. A todos ellos, además, los amenazó de muerte, alguna vez con un cuchillo, si contaban algo de lo que él les obligaba a hacer.

Los testimonios de todos los niños están avalados por los peritos de la Cátedra de Medicina legal de Granada que los considera "altamente verosímiles".

El juez condena al pederasta a tres años de prisión por cada delito de abusos sexuales, además de a un año más por el delito de exhibicionismo. En total, la pena suma 13 años, aunque la sentencia advierte que "en la liquidación de condena se computará el límite del triple de la pena más grave, lo que determina en este caso una pena máxima de nueve años".

Además, D. P. G. deberá indemnizar a cada una de las víctimas con 20.000 euros, aunque se ha declarado insolvente.

El condenado está ya en la cárcel desde el pasado día 3 de abril aunque anteriormente fue ingresado en prisión de forma provisional entre el 13 de mayo de 2003 y el dos de enero de 2004, momento en el que la eludió tras abonar una fianza de 6.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios