Condenas de 12 y 15 años por matar a un hombre que intentaba robar

  • La víctima trató de robar en un salón de juegos de Huelin y fue asesinada en la calle Pacífico

La Audiencia de Málaga ha condenado a 15 años y a 12 años y seis meses de prisión, respectivamente, a dos hombres por matar a otro al que persiguieron después de que éste intentara robar en un salón de juegos de la capital malagueña. Además, absuelve a los otros tres acusados por estos hechos, que sucedieron el 27 de mayo de 2009. Según la sentencia, que se dicta después del veredicto de culpabilidad de un jurado, el encargado de un salón de juegos de la capital salió del establecimiento pidiendo auxilio y diciendo a voces que acababan de intentar atracarle. Esto motivó, según la resolución de la Audiencia, que un grupo de personas comenzara a perseguir a quien el responsable del local indicaba como autor del atraco, persecución que se prolongó hasta la calle Pacífico, donde finalmente la víctima fue alcanzada por sus perseguidores. Uno de los acusados que ha resultado condenado, "con la intención de ocasionar la muerte" al hombre, "le propinó un fuerte impacto con una piedra en la cabeza", lo que provocó que cayera inconsciente. Luego, varias personas que habían participado en la persecución, entre ellos el otro procesado condenado, le agredieron.

Así, aprovechando el estado de inconsciencia del hombre, "procedieron a propinarle patadas en la cabeza, cara y cuello, y a lanzarle piedras hacia la misma zona y la espalda", con la "intención de ocasionarle la muerte, sin que la víctima se pudiera defender". Sufrió en total 15 heridas contusas que afectaron a distintas partes del cuerpo, como la parte posterior del tronco, donde fue golpeado con una piedra de grandes dimensiones. De todas, la más grave fue la primera, porque le produjo un traumatismo craneal que de haber seguido con vida hubiera provocado la muerte. Pero, la herida que le ocasionó la muerte fue la sufrida en la región cervical, que le provocó la obstrucción de la vía aérea y su muerte por asfixia. Según el jurado y la Audiencia, los otros tres acusados formaban parte del grupo que persiguió a la víctima y que pretendía matarlo.

A uno de los acusados se le condena por un delito de homicidio, ya que tiró la piedra, como reconoció, aunque no participó en la agresión posterior. Se le impone una pena de 12 años y medio de cárcel y se le aplica la atenuante de colaboración con la justicia. El otro procesado ha sido condenado por un delito de asesinato por entender que, después de que el hombre cayera al suelo, participó con otras personas no identificadas en la agresión que le provocó la muerte. Se le impone una pena de 15 años de prisión. Ambos deberán pagar 100.000 euros de indemnización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios