Confirman la condena a tres atracadores localizados por un teléfono sustraído

  • El robo se produjo en una perfumería de Fuengirola en 2006

El Tribunal Supremo ha ratificado la condena, a un total de 39 años de cárcel, para los tres autores de un atraco cometido en una perfumería de Fuengirola en 2006, los cuales fueron localizados por la Policía gracias a las escuchas de un teléfono que sustrajeron al propietario del comercio.

En su fallo, el Supremo desestima el recurso de casación presentado por separado, aunque "sustancialmente idéntico" por los tres procesados, y ratifica de esta forma la sentencia dictada el pasado octubre por la Audiencia Provincial de Málaga, que los condenó por los delitos de lesiones, robo con violencia y robo con fuerza en las cosas.

Los recurrentes alegaron vulneración de derechos fundamentales con relación al secreto de las comunicaciones por la ausencia de control judicial de las intervenciones y escuchas, así como del derecho a la presunción de inocencia por considerar que la acusación se construye sobre indicios y probabilidades infundadas.

La Policía centró su investigación en la posibilidad de que los atracadores pudieran utilizar nuevamente la terminal del teléfono sustraído en el robo debido a las "escasas pistas" que habían dejado los atracadores, a los que no pudieron ver con nitidez ni el propietario de la perfumería ni su esposa, que fueron agredidos en el asalto.

Las escuchas de los teléfonos -con distintas tarjetas- asociados a la terminal sustraída fueron "decisivas" para localizar a los acusados, que en diversas ocasiones mantuvieron conversaciones relacionadas con los perfumes, según el Supremo.

El atraco se produjo el 21 de febrero de 2006 cuando el propietario de la perfumería fue abordado por tres individuos que le golpearon en la cara, los ojos y la cabeza "con inusitada violencia", uno de los cuales también golpeó a su esposa a su llegada al establecimiento, por lo que ésta cayó sin sentido al suelo.

Ambos sufrieron secuelas permanentes que les han ocasionado una "gran invalidez", señala el tribunal.

Los asaltantes se llevaron 3.000 euros en metálico que portaba el propietario del comercio para hacer unos pagos en el Ayuntamiento, el mencionado teléfono móvil y unos cuantos botes de colonia.

Cinco días después, la perfumería sufrió otro robo en el que los ladrones se llevaron gran cantidad de frascos de perfumes de distintas marcas.

En total, los daños causados en el establecimiento fueron tasados en 1.347 euros, mientras que los efectos sustraídos en ambos días se cifraron en 33.352,86 euros por los perfumes, y 99 euros por el teléfono móvil.

La sentencia de la Audiencia de Málaga que ha sido confirmada por el Supremo impone una pena de 18 años y medio de cárcel para dos de los atracadores por los delitos de lesiones graves, lesiones, robo con violencia y robo con fuerza en las cosas, y de dos años de prisión para el tercero por un delito de robo con fuerza en las cosas.

Además, la Sala condenó a dos de los acusados a que cada uno de ellos indemnice al matrimonio en 480.504 euros por las secuelas sufridas, y a su hija en 131.046 euros por la atención que deberá prestar a sus padres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios