Consejos para seguir bajo el varal

  • Traumatólogos del Hospital Quirón elaboran un decálogo para prevenir las lesiones por portar tronos · Antes de procesionar, los portadores deben confirmar que no tienen patologías que vayan a empeorar con el peso

Como poco un trono pesa una tonelada. Aunque los hay incluso de más de 4.000 kilos, como el de La Esperanza. De modo que para ser portador, además de devoción hay que tener buen estado físico. Y si la ilusión es arrimar el hombro varios años debe cuidarse especialmente la manera en que se hace el esfuerzo. Los facultativos advierten que hay que procesionar con cabeza para evitar lesiones óseas y articulares.

Para contribuir a ese objetivo, los traumatólogos del Hospital Quirón de Málaga han elaborado un decálogo muy útil en estas fechas. Cada portador puede cargar de 10 a 16 kilos durante tres, cinco o más horas. Así que el primer consejo es que el hombre de trono prepare con antelación su cuerpo para afrontar el esfuerzo. El día de la procesión, además, debe realizar estiramientos y movimientos amplios de cuello, hombro y piernas. El calzado debe ser cómodo y flexible.

El jefe de Traumatología del hospital, Rafael López Arévalo, advierte que los más jóvenes por su inexperiencia "quieren colaborar más" y pueden hacerse lesiones importantes. Las más frecuentes suelen ser contracturas, lumbalgia e inflamación del trapecio y músculos cervicales. Pero incluso se puede producir la parálisis parcial del brazo provocada por el excesivo peso que soporta el nervio que levanta la extremidad. El facultativo cuenta que el año pasado atendió a un joven al que el brazo le quedó inmovilizado, como un péndulo.

López Arévalo cree que la formación en las cofradías para prevenir las lesiones es deficitaria y que no todo el mundo está en condiciones físicas para sacar un trono. Él ha sacado un par de veces el Cautivo y sabe el esfuerzo que supone ir bajo el varal. Por eso aconseja que antes de apuntarse a procesionar, los interesados se aseguren de no tener lesiones que puedan empeorar con la sobrecarga. Quienes tengan problemas de columna, cadera o rodillas deben abstenerse. Mirar hacia adelante, usar almohadillas que eviten el roce con los huesos superficiales, fajas para la zona lumbar o vendajes en rodillas y tobillos son otros de los consejos de los expertos.

El facultativo desaconseja eso de ir agachándose a medida que avanza la procesión porque la articulación trabaja en flexión y es peor para el cuerpo. Aunque reconoce que "es casi inevitable por el cansancio y el dolor". Y si estos consejos fallan, siempre quedan el traumatólogo y los antiinflamatorios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios