El Consistorio valora en 24 millones las palmeras amenazadas por el picudo

  • La capital cuenta con unos 3.000 ejemplares públicos de las especies canaria y datilera, las más afectadas por la plaga del escarabajo que continúa extendiéndose por las zonas este y oeste

La plaga del escarabajo picudo rojo no para de extenderse y amenaza a las 3.000 palmeras públicas de la capital malagueña, cuyo coste económico ha sido cifrado por el Ayuntamiento en unos 24 millones de euros. Ya han tenido que ser eliminados 150 ejemplares, aunque sólo cinco son de titularidad municipal.

El área de Parques y Jardines estima que el valor medio de una de las palmeras que hay distribuidas en las zonas públicas de la ciudad ronda los 8.000 euros, aunque en el caso del Parque de Málaga o el jardín botánico de La Concepción el precio de uno de estos ejemplares es incalculable.

El picudo rojo no da tregua y de momento ya ha afectado a 150 palmeras de la capital que han sido cortadas por el riesgo de que se expanda a otras cercanas. Pero prácticamente todas pertenecían a los jardines de casas privadas, que no han recibido tratamientos preventivos.

El Ayuntamiento de Málaga sí está ejerciendo, sin embargo, un estricto control sobre las palmeras públicas de la ciudad, aunque sólo las del tipo canaria y datilera por ser las más propicias para el desarrollo del escarabajo. Todas ellas reciben mensualmente tratamientos de prevención que hasta el momento están protegiéndolas de la plaga.

Estas tareas ya han costado a las arcas municipales alrededor de 60.000 euros, según explicaron a este periódico fuentes municipales. Las zonas donde los operarios actúan cada mes se centran principalmente en el entorno de la Plaza de la Marina, el Hospital Noble, la Alameda de Colón, el Paseo del Parque y la Avenida de Ciudad Jardín que sirve de entrada al jardín botánico de La Concepción.

Pero el principal problema que existe en estos momentos es que el área de Parques y Jardines desconoce el número de palmeras privadas que hay en la capital y que hasta ahora están siendo las más afectadas por el escarabajo debido a la falta de control que ejercen sus propietarios.

El Ayuntamiento quiere acabar con esta situación y hace apenas dos semanas emitió un bando municipal para obligar a los particulares a inscribir en un registro las palmeras que tengan en sus jardines para poder controlar la imparable plaga de este insecto. Las mismas fuentes señalaron que ya se han recibido las primeras solicitudes de inscripción de los ejemplares de palmera con los que los técnicos de Parques y Jardines elaborarán un inventario para tener bajo control a esta plaga.

Hasta ahora las zonas de expansión del escarabajo se centran en los extremos este y oeste de la ciudad, sobre todo, Pedregalejo, El Limonar, El Palo, Churriana y Guadalmar. Lo más cerca que el picudo rojo ha llegado del centro de la capital, donde se encuentra el Parque de Málaga, es al Paseo de Reding.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios