El Consistorio ultima la negociación con los socios de Limasa para evitar la huelga

  • Los trabajadores confían en una solución que les convenza antes de este viernes

Comentarios 3

El Ayuntamiento de Málaga intenta impedir a toda costa que finalmente los trabajadores de la empresa mixta de limpieza Limasa inicien una huelga el próximo lunes por los recortes salariales aplicados desde principios de año. En los próximos días la concejal de Medio Ambiente, Ana Navarro, aseguró que esperan la respuesta de los socios privados con los que se están manteniendo reuniones casi a diario y con los que confía en llegar a un acuerdo para impedir que la ciudad sufra los efectos de la interrupción del servicio de recogida de la basura.

El comité de empresa de la sociedad mixta, de la que el Ayuntamiento posee el 49%, mientras que el 51% restante está en manos de FCC, Urbaser y Sando, también espera tener noticia de la decisión adoptada por la empresa entre el jueves y el viernes y valorar si siguen adelante o no con la convocatoria de un paro indefinido convocado para el próximo día 20 en respuesta a la decisión de la parte privada de la empresa de congelarles el sueldo este año, a pesar de estar pactada una subida del 2% en el convenio firmado hace dos años.

Los trabajadores sustentan su indignación en que los socios privados del Ayuntamiento quieren recortar los sueldos a pesar de que siguen obteniendo beneficios económicos, incluyendo unos cinco millones que deberá aportar el Ayuntamiento de la capital el mes que viene. El presidente del comité de empresa, Francisco José Morales, se mostró convencido de que sus peticiones son "justas" y aseguró que darán de plazo hasta el viernes para escuchar un compromiso de la empresa para evitar el paro.

Los responsables municipales, con el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, a la cabeza, están intentando negociar con los socios privados que renuncien a los beneficios de casi 600.000 euros anuales que tienen y a que revisen el canon de asistencia técnica, que puede suponer otros dos millones, mientras que a los operarios propone que no se aplique el convenio actualmente en vigor dadas las actuales circunstancias económicas por culpa de la crisis.

De no llegarse a un acuerdo en los próximos días, Málaga vivirá una huelga de limpieza diez años después de la última protagonizada por los empleados de Limasa y que dejó una lamentable estampa de suciedad en toda la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios