El Consorcio prevé cubrir pérdidas por valor de 8 millones

  • Los técnicos de Urbanismo han detectado serios daños en las cubiertas de 89 edificios y 40 naves industriales

Los destrozos que dejó a su paso el tornado que arrasó la zona oeste de la capital el pasado domingo ya empiezan a cuantificarse en cifras. En unos 8 millones de euros ha valorado el Consorcio de Compensación de Seguros los daños detectados en 740 bienes afectados en la zona de Nuevo San Andrés, Camino de San Rafael y la calle La Unión. Las primeras indemnizaciones podrían empezar a llegar en menos de un mes a los afectados.

Una vez confirmado que los cuantiosos daños registrados en esta zona fueron provocados por un tornado, los peritos de este organismo dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda se apresuraron ayer a evaluar los 350 vehículos, las 230 viviendas, los 30 autobuses, las 65 comunidades de propietarios y 65 comercios e industrias asegurados que resultaron afectados por este fenómeno meteorológico.

El Ayuntamiento de Málaga ha atendido en los últimos dos días a 4.600 personas en las cinco oficinas habilitadas y ha recibido más de 1.200 solicitudes de ayudas por los daños ocasionados.

Aún es pronto para asegurarlo con certeza, pero fuentes del Consorcio de Seguros estimaron ayer que la cuantía de los desperfectos asegurados podría ser incluso superior debido a que "los daños son mucho más graves de lo que se pensó en un primer momento.

Ventanas y cristales rotos, paredes derribadas y cubiertas de edificios arrancadas son los daños más repetidos en las zonas que ayer fueron evaluadas. El Consorcio de Compensación de Seguros tendrá que comprobar ahora el tipo de seguro que tiene cada uno de estos bienes, ya que en el caso de que "no estén lo suficientemente asegurados sólo se dará una indemnización proporcional y no la totalidad de los daños".

En cualquier caso, los afectados por el tornado podrían empezar a recibir las primeras ayudas antes de un mes desde el momento en el que se presenta la reclamación y se peritan los daños, según las previsiones del Consorcio.

Pero mientras llegan o no las indemnizaciones, la Gerencia Municipal de Urbanismo intervendrá de forma subsidiaria para reparar las cubiertas de los edificios más dañados y evitar las filtraciones en las viviendas en caso de que llueva.

Ayer los técnicos municipales que inspeccionaron las zonas devastadas por el tornado encontraron graves desperfectos en 59 bloques de la barriada de Nuevo San Andrés y en otros 30 de la calle La Unión, además de en 40 naves del polígono industrial de San Rafael.

La mayoría presentan daños en los cerramientos exteriores -especialmente en la carpintería de aluminio de las ventanas- y en las cubiertas. La prioridad ahora será arreglar al menos de forma provisional los tejados de estos edificios ante la previsión de que siga lloviendo en los próximos días a la espera de que los seguros de las comunidades de propietarios asuman el arreglo definitivo.

Pero no será una tarea fácil. Las cubiertas de la mayor parte de estos inmuebles, construidos en la década de los 70, están construidas con placas de fibrocemento, un material constructivo cuya utilización fue prohibida por la Unión Europea por ser cancerígeno.

Según explicaron fuentes de la Gerencia de Urbanismo, las placas que no logró llevarse el tornado tendrán que ser retiradas por una empresa especializada y homologada para evitar riesgos en la población. El Ayuntamiento de Málaga ya ha solicitado a la Delegación Provincial de Medio Ambiente que agilice la tramitación de estas autorizaciones, que en condiciones normales pueden tardar unos 45 días en ser concedidas.

De momento, aún hay 35 personas que no han podido volver a sus casas, de las que 33 fueron realojadas en hoteles y dos en residencias de mayores. Además, ayer comenzaron a funcionar el servicio de comidas y cenas a familias realojadas en hoteles, al que se han acogido siete grupos.

El concejal de Carretera de Cádiz, Julio Andrade, que ayer recorrió las principales zonas afectadas, aseguró que ya han empezado a reponerse las farolas, los árboles y el acerado que arrancó el tornado, que también ha dejado más de 175 toneladas de escombros.

El portavoz del Gobierno andaluz, Enrique Cervera, aseguró ayer que la Junta "no regateará ni un solo esfuerzo, ni un solo euro" en ayudar a los afectados por los desperfectos que causó el tornado. Para ello, el vicepresidente primero del Gobierno, Gaspar Zarrías, tiene previsto reunirse hoy en Málaga, con los delegados y el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, para estudiar medidas sobre las tareas de reconstrucción y ayudas.

También el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, ha reclamado la puesta en marcha de un Plan de Actuación Urgente por parte de todas las administraciones públicas para "paliar lo antes posible" los efectos de este fenómeno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios