Contestación de los comerciantes ante el arranque de la obra en Mártires

  • Algunos empresarios se quejan de la fecha elegida para el inicio de los trabajos, que también afectan a la calle Comedias

Comentarios 1

El mapa del Centro Histórico de Málaga tiene desde primera hora de ayer un nuevo escenario de obra. Tras más de una década de intervenciones sobre el barrio noble de la ciudad, extendiendo a modo de mancha de aceite la renovación de calles en las que se otorga protagonismo al peatón, en detrimento del coche, el modelo municipal toca ya la Plaza de los Mártires y lo hará en breve la calle Comedias. Y lo hace con una obra valorada en unos 600.000 euros.

Ambas intervenciones, pospuestas a después de Semana Santa tras varios aplazamientos previos, nacen, no obstante, con la contestación de los comerciantes del entorno más directo. "Me parece muy mal porque es una obra que se tendría que haber hecho hace tiempo", comenta Sonia Cañada, responsable de la tienda de muebles Índigo. Su lamento, como la de algunos otros empresarios, se sustancia en la decisión de la Gerencia de Urbanismo de impulsar los trabajos en este momento concreto, en lugar de haber optado por el periodo posterior al periodo comercial de las pasadas Navidades. "No sabemos si se trata de algo electoral", añade esta propietaria apuntando de manera directa a la cercanía de los comicios del 24 de mayo.

Ayer la presencia de obreros se limitaba, al menos hasta mediodía, a un solo trabajador, que se afanaba en romper parte del pavimento que habrá de ser sustituido en el marco del proyecto de renovación en Mártires. La iglesia que lleva el mismo nombre se encontraba, eso sí, completamente sitiada por las vallas con las que la empresa adjudicataria delimitaba la zona de intervención. Espacio que, conforme vayan avanzando las semanas y las actuaciones, irá ganando terreno en dirección a la fachada más próxima, ocupada por tiendas y comercios.

La propietaria de la tienda de muebles se quejaba de la escasa presencia de operarios y expresaba sus dudas sobre la decisión de actuar también en Comedias, "cuando hace cuatro o cinco años ya se hicieron allí obras también". "Llevamos 18 años en esta zona y más de doce con obras, ya sean públicas o de carácter privado", exclamaba, al tiempo que admitía su duda sobre la capacidad de los comercios para aguantar la situación. Para Sonia, el problema no es tanto que dejen un pasillo para el tránsito de los peatones, porque "la gente cuando ve que hay obra no pasa". Otro comerciante se pronunció en términos parecidos a su vecina de local. Si bien valoraba los efectos positivos que puede traer consigo esta intervención, subrayó lo inadecuado del periodo elegido para llevar adelante. "No es la mejor época, porque ya tenemos días más largos y la gente está más en la calle", expuso. En este sentido, consideró que hubiese sido más oportuno haber actuado en septiembre u octubre o tras el periodo comercial de enero.

"Y eso que nosotros no tenemos terraza", señalaba este comerciante, quien aludía a cómo puede incidir sobre los negocios de restauración de la zona. En uno de esos establecimientos aún era posible ayer tomar un tentempié frente la iglesia sin que resultase molesto por el polvo y el ruido. Pero no parece que la situación se vaya a prolongar en el tiempo cuando el tajo sea más real.

La firma elegida por la Gerencia de Urbanismo para actuar sobre esta parte del casco antiguo, así como en Comedias, Helopav, dispone de dos meses para ejecutar la primera de las fases programadas. Pero es un plazo supeditado al resultado de los trabajos arqueológicos que hay que realizar en la zona. La planificación garantiza el desarrollo de la obra en los dos puntos para tratar de reducir la afección a los residentes y comerciantes. Para ello, según indicaron desde el Consistorio, se han mantenido y se seguirán realizando reuniones con vecinos y colectivos para tenerlos informados.

La planificación prevé cuatro fases. La primera, que arrancó ayer, aborda de forma progresiva la Plaza de los Mártires y el primer tramo de la calle Comedias, hasta la calle Nosquera, y un tramo de Andrés Pérez. Esta segmentación se plantea para permitir el acceso de vehículos al aparcamiento de los Mártires por la calle Comedias y Santa Lucía. La siguiente fase comprenderá la calle Santa Lucía y el segundo tramo de Comedias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios