La Costa del Sol arranca el año con más turistas y pernoctaciones

  • Los hoteles de la provincia recibieron casi 200.000 viajeros en enero, un 9,9% más que hace un año

Enero es uno de los meses más flojos del año para el sector turístico. No obstante, pese a la marcada estacionalidad de este destino, la Costa del Sol también consigue atraer viajeros en el primer mes del ejercicio y en este año se ha conseguido alcanzar la cota más alta desde el inicio de la crisis. En enero se alojaron en los hoteles de la provincia 199.246 turistas, un 9,9% más que en el mismo mes del año anterior, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística.

Eso quiere decir que Málaga captó casi 6.500 turistas diarios en los hoteles en enero, al margen de los que se alojaron en otro tipo de establecimientos o los que realizaron excursiones. La mayoría fueron extranjeros, aunque la diferencia con el cliente nacional no fue muy extensa. Hubo 105.753 turistas extranjeros en los hoteles y 93.493 españoles. En ambos casos ha habido un crecimiento respecto a enero de 2014.

El número de turistas alojados es representativo, si bien es casi más importante el número de pernoctaciones, es decir, el número de noches que estos viajeros pasan en el hotel y, por tanto, cuánto se gastan en el destino. Los hoteles malagueños consiguieron 709.029 pernoctaciones, un 4% más que en el primer mes del año pasado y el mejor dato en enero desde 2008. En este caso, los extranjeros ganan por goleada al acaparar el 64% de las pernoctaciones. Sin embargo, el número de pernoctaciones extranjeras ha descendido respecto a enero del año pasado pese a que hubo más viajeros, lo que implica que los turistas foráneos han estado menos tiempo en la Costa del Sol. Las pernoctaciones de españoles crecieron un 14,5%.

El aumento de clientes en enero no es la panacea para los hoteleros, ya que reducen el precio de la habitación de forma considerable para poder alcanzar grados de ocupación razonables que permitan cubrir, al menos, el coste del servicio. Muchos hoteles incluso pierden dinero estando abiertos en invierno, con la confianza de que lo recuperarán en primavera y verano y mantienen así la actividad y parte del empleo. En enero de este año, según el INE, había 432 hoteles abiertos en Málaga con 57.596 plazas disponibles y un grado de ocupación medio por plaza del 39,5%, empleando a 7.300 personas. En agosto, por ejemplo, había 630 hoteles abiertos, con 97.424 plazas disponibles, una ocupación media del 81,5% y 15.290 trabajadores. La diferencia es palpable.

El sector turístico y las instituciones intentan reducir la estacionalidad potenciando otros segmentos como el de naturaleza, compras, cultural, etcétera. Nunca se alcanzará el volumen del verano, pero el objetivo es conseguir unos números positivos que permitan a los hoteles y a la industria auxiliar ser más rentables en esos meses de menor demanda y tener un destino vivo todo el año.

Los grandes datos se obtienen mes a mes y enero ha empezado con buen pie. Las perspectivas para el conjunto del año son además favorables. La consultora Tinsa publicó ayer el informe Mercado Hotelero 2014 y en ese documento se señala que el PIB de España, Gran Bretaña y Alemania -los tres principales emisores de turistas hacia este país- crecerá en 2015, por lo que se estima un aumento de viajeros y pernoctaciones hoteleras. Según estos expertos, "si se mantienen las tarifas o se incrementan de forma moderada, por debajo del crecimiento del PIB, el precio seguirá siendo atractivo y no disminuirá el grado de ocupación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios