"Creo que en un año vamos a ver claros signos de recuperación en la economía"

  • El conocido jurista dice que casos como el de Estepona son "escandalosos" y que sólo se pueden arreglar con transparencia, por lo que exige a los Ayuntamientos que cuelguen todos sus datos en internet

El despacho de abogados Garrigues, uno de los más conocidos de España con una plantilla de 2.000 personas, celebró el jueves su vigésimo aniversario en Málaga. Su presidente, Antonio Garrigues Walker -uno de los juristas más prestigiosos del mundo-, estuvo en el acto y concedió una entrevista a este periódico.

-¿Cómo ha visto el desarrollo económico de Málaga en estas dos últimas décadas?

-Málaga ha vivido un maravilloso enriquecimiento económico, cultural y sociológico. Ha sido una provincia aventajada. Nuestro despacho ha vivido ese proceso día a día, y hemos comprobado que ha habido un crecimiento no ya vegetativo sino geométrico que continúa. Espero que, a pesar de la crisis y de la situación actual, siga habiendo un crecimiento significativo.

-¿Qué futuro cree que tendrá esta provincia ahora que la construcción está de capa caída y que ha sido el motor de la economía local?

-Sin duda, y eso lo pagaremos todos. Vamos a pasar en la construcción una época complicada. Todo lo que está pasando ya más o menos lo sabíamos. Todo el mundo estaba convencido de que la euforia que había en el sector inmobiliario no tenía justificación y que esa idea de comprar un piso y venderlo en apenas un año por el doble de lo que nos había costado no podría durar permanentemente. Estaba claro que en algún momento tendría que parar. Lo que pasa es que hace cinco años se hablaba de aterrizaje suave y al final ha sido forzado.

-¿Hay algo positivo en esto?

-Lo positivo es que el sector inmobiliario se va a reestructurar en bases mucho más profesionales, más sólidas y más auténticas. El sector no va a desaparecer bajo ningún concepto y espero que, en este contexto, se mejoren algunos problemas que teníamos como, por ejemplo, la atomización del sector. Necesitamos entidades más grandes y más operativas. Al final, el sector inmobiliario va a tener un crecimiento más fuerte y más estable y a eso es lo que tenemos que aspirar todos.

-¿Por qué hay tanto pesimismo?

-Bueno hay gente que le gusta ser negativa, pesimista y pensar que todo es un desastre. Yo digo que no es un desastre en absoluto. Creo que en un año vamos a ver signos claros de recuperación.

-¿Por qué?

-La demanda local y europea del sector inmobiliario va a seguir siendo importante y los precios van a ser más razonables. Es previsible que Europa mejore. Está mejorando Alemania o Francia y si lo combinamos con la recuperación de Estados Unidos poco a poco vamos a crear un ambiente más positivo. Comprendo que ahora hay muchas razones para ser pesimistas, pero eso es perder el tiempo y es un ejercicio demasiado fácil.

-¿Qué opina de la corrupción urbanística en la Costa, en casos ahora como el de Estepona?

-Es un drama y es malo para la imagen de Andalucía. Eso demuestra que vamos a tener que cambiar las cosas de una forma radical. El fenómeno de la corrupción sólo se puede atajar con transparencia. Llegará un momento en el que los Ayuntamientos no podrán hacer nada si no está todo perfectamente visible en internet. Parece imposible pero no lo es. Hay que echar la culpa a los corruptos, pero también la tenemos todos porque no es imposible montar una estructura jurídica y administrativa capaz de controlar estas desviaciones. Espero que este sea el final, pero la verdad es que creo que el escándalo de Estepona no va a ser el último. No obstante, confío en que la ciudadanía y los regidores reaccionen y se den cuenta de que así no podemos seguir viviendo toda la vida, y que en algún momento habrá que comportarse con unos niveles de exigencia ética y una transparencia tremenda. Lo malo de la corrupción inmobiliaria es que siempre acaba afectando a los más pobres y nunca a los más ricos, que es lo que más me molesta.

-Muchos abogados también se han visto implicados en operaciones como la de Estepona, Malaya, Ballena Blanca...

-La profesión también se ve dañada con este tipo de escándalos. Sin embargo, el porcentaje de abogados implicados es mínimo en comparación con la totalidad.

-¿Hay una legislación farragosa que facilita este tipo de corrupciones urbanísticas?

-El derecho urbanístico no es simple pero insisto en que se podrían establecer sistemas que podrían evitar en un 99% las cosas que están pasando. El exceso de poder genera corrupción y eso es lo que hay en los ayuntamientos.

-Muchos expertos achacan esta corrupción a la escasez de opciones de los ayuntamientos para financiarse.

-No puede ser que la única salida para prestar servicios municipales adecuados sea la venta indiscriminada y, en algunos casos, corrupta. Es verdad que los ciudadanos exigen cada vez más servicios y eso obliga a dotar a los ayuntamientos de estructuras jurídicas y administrativa muy claras y controladas. Obviamente, por mucho control que haya si la gente se pone de acuerdo para delinquir lo acabará haciendo, pero al menos que haya una estructura para responder.

-El presidente de los empresarios malagueños afirmó el miércoles que el Gobierno andaluz y nacional no pone las medidas suficientes para acabar con la crisis. ¿Qué cree usted?

-La situación española no es mucho peor que la italiana, la francesa, la británica o la estadounidense. Estamos viviendo una crisis a nivel mundial y nadie sabe cuáles son las soluciones exactas que hay que tomar. Debería haber un consenso obligatorio entre el PSOE y el PP para salir de esta situación. Los dos tienen que asumir su responsabilidad. La idea de crear en España un clima dramáticamente negativo y exagerar los posibles daños de la economía creo que no tiene justificación. Tenemos el problema de la construcción, pero también tenemos la solidez de nuestro sistema financiero que es muy superior a la media europea. A mí me gustaría que el Gobierno tomara más liderazgo, se ocupara de las cosas más inmediatas, buscara soluciones pero nadie debe creer que esto se arregla en dos patadas. De todas formas, no soporto a los pesimistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios