Critican que en Rincón nadie retira las palmeras afectadas por el picudo

  • Un paseo por el municipio es suficiente para comprobar la cantidad de ejemplares secos que existen en los jardines particulares, todos víctimas del escarabajo invasor, que sigue campando a sus anchas

El picudo rojo arranca el año igual que lo terminó, campando a sus anchas por el litoral malagueña. Si la costa occidental era la más perjudicada, un paseo por el municipio de Rincón de la Victoria es suficiente para comprobar que el escarabajo invasor también ha llegado a la zona oriental de la provincia. En este caso concreto, los vecinos critican la desidia de las administraciones, pues hay palmeras afectadas que nadie retira. Hay ejemplares que, seis meses después de que sus propietarios diesen el aviso pertinente, siguen allí, aunque ya muertas.

Cayetano Garijo, jefe del servicio de sanidad vegetal de la Junta de Andalucía, explica que los operarios están saturados por los numerosos casos que existen, aunque los vecinos consideran que la demora ya ha superado todos los límites razonables, por eso han decidido denunciar esta situación ante este periódico. "El picudo rojo llegó y cuando me di cuenta, avisé de la situación, pero la palmera ya está muerta y el bicho se ha marchado a otra parte, aunque nadie ha venido todavía a retirarla", critica un vecino de la zona de La Cala del Moral, que prefiere mantenerse en anonimato. En la urbanización de Lo Cea, en Rincón, algunos vecinos las están podando ellos mismos, dado que nadie acude y temen que alguna hoja seca pueda desprenderse y herir a alguna persona.

En la capital, donde el picudo también ha hecho acto de presencia y amenaza a sus dos grandes tesoros naturales (el Parque y La Concepción), el Consistorio valoró en 24 millones las palmeras amenazadas por el insecto. Hasta ahora las zonas de expansión del escarabajo se centran en los extremos este y oeste, sobre todo, Pedregalejo, El Limonar, El Palo, Churriana y Guadalmar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios