Dan 14 días para quitar el andamio de La Equitativa, sin licencia hace tres meses

  • Urbanismo advierte con imponer sanciones de al menos 600 euros si no se cumple el requerimiento

Tres meses después de que venciese la autorización otorgada para la instalación de un gigantesco andamiaje en el edificio de La Equitativa, la Gerencia de Urbanismo formaliza la incoación del expediente para obligar a la propiedad a que lo desmonte. La resolución, firmada por el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, fue recibida ayer a los afectados y fija un plazo de catorce días para que se proceda a la retirada de la estructura. Al tiempo, da diez días a los dueños para presentar alegaciones.

La exigencia para que se restablezca la legalidad alterada lleva aparejada la advertencia a la propiedad del inmueble de que en caso de incumplir nuevamente el requerimiento realizado podría enfrentarse a multas de un mínimo de 600 euros. Las mismas, en caso de que finalmente sea necesario su aplicación, serían sucesivas hasta que el privado cumpliese la orden municipal. Cabe recordar que la vigencia del permiso para el mantenimiento de este andamio finalizó el pasado 25 de noviembre, fecha desde la que el mismo se encuentra en situación irregular.

El paso dado por Urbanismo se produce después de que el propio Pomares, en el marco de una Comisión de Ordenación del Territorio celebrada el 10 de diciembre pasado, diese por cierta la apertura de dos expedientes sancionadores. El primero, ahora formalizado, relacionado con la inacción de la propiedad ante la orden de retirada del andamio; el segundo, pendiente de concreción, tras comprobar la existencia de trabajos que excedían la licencia de obras que en su día se otorgó a los dueños. Todo ello no impidió que las comunidades de propietarios del edificio se hayan beneficiado de una subvención por parte del IMV valorada en 70.000 euros.

La licencia que dio Urbanismo para actuar en La Equitativa autorizaba sólo la ejecución de las obras que a principios de 2012 ordenó el propio departamento municipal después de que el informe de la Inspección Técnica de Edificios (ITE), a la que fue sometido el inmueble, resultase desfavorable. La propiedad tardó casi dos años en presentar el proyecto para cumplir con lo demandado por el Ayuntamiento.

Según Pomares, durante el desarrollo de los citados trabajos los técnicos de Urbanismo observaron que los mismos "no estaban siendo todo lo ágiles que cabía esperar y que se podían estar haciendo más obras de lo ordenado". A mediados de año, la propiedad planteó la posibilidad de prorrogar la efectividad de la licencia hasta febrero de 2015, petición que fue rechazada por el ente municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios