Lucas Bermudo. Presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Málaga

"Debería haber un dentista por cada centro de salud"

  • Reelegido para un cuarto mandato, demanda un segundo Servicio de Cirugía Maxilofacial y denuncia la publicidad engañosa de las franquicias

Comentarios 1

-¿Cuáles son sus retos para los próximos cuatro años?

-No han cambiado de cuando llegamos. Uno es la visibilidad del Colegio y de la profesión. Por eso hemos trasladado la sede del primer piso al bajo y ya forma parte del paisaje de Atarazanas. Otro reto es darle más servicios a los colegiados. Lo más novedoso es el Colegio virtual para que todos los trámites se puedan hacer a través de la web. Hace 12 años fuimos pioneros en comunicarnos por SMS. Ahora es el Colegio virtual para que, por ejemplo, un colegiado de Archidona no tenga que desplazarse a hacer trámites al Colegio a Málaga. Se trata de aumentar la oferta de servicios y hacer el Colegio más asequible. Y en tercer lugar, la formación continuada. La idea es tener aquí una formación de posgrado de calidad. El Colegio hace dos másters con la Universidad de Almería.

-Hace poco habéis estrenado la ampliación de la sede...

-La sede es producto de la participación de todos, pero es sobre todo del tesorero, Antonio Mauri, que ha hecho posible que sin aumentar la cuota y sin derrama tengamos sede nueva, salón de actos nuevo y aula de prácticas clínicas nueva.

-¿La crisis os ha afectado?

-Mucho, creo que estamos al 30%. El trabajo ha cambiado completamente, de hacerse cosas nuevas a pasado a mantener lo que hay. Los profesionales podemos estar en un tercio de lo que hacíamos antes. Los profesionales se quejan porque la crisis se nota y mucho; en la merma de trabajo y de ingresos. Merman los ingresos porque se trabaja menos y porque se cobra menos por el trabajo. Sin que los gastos hayan disminuido. Incluso han aumentado, porque el IVA nos lo han subido para las cosas que no van en la boca. Por ejemplo, para el implante que se queda en la boca, no; pero sí para el rollito de algodón, las agujas, el desinfectante...

-¿De cuánto a cuánto?

-Del 10 al 19 ó 21%. Es un ejemplo de que los gastos han subido pese a que los precios ha habido que bajarlos.

-Hay muchas quejas de los dentistas frente a las franquicias.

-Franquicias, aseguradoras y consultas al por mayor.

-¿Están haciendo daño?

-Sí. No porque [su servicio] sea más barato. En realidad, es más caro, es más caro. Su publicidad dice que es más barato. Los que se anuncian son sobretodo franquicias, aseguradoras y grandes cadenas. Su publicidad, por ejemplo, es implantes desde 222 euros. Es verdad que el implante vale 222. Pero luego colocarlo 222, la corona 222. El resultado es que al final es más caro que el dentista de toda la vida. Pero a la gente le queda que cuesta 222 y no es desde 222. Es como si te venden un coche sin ruedas y aparte tienes que pagar el montaje de las ruedas del coche. Pero eso hace que la gente no vaya al dentista habitual y luego es muy difícil que salga de allí.

-¿Las franquicias hacen daño?

-Han hecho daño en ese sentido, porque su publicidad que en cierto modo puede decirse que es engañosa porque no dice el coste final. Ese coste final se descubre luego. Hay que leerse bien la letra pequeña. Yo tengo presupuestos de esas clínicas de implantes a 200 que luego salen a 860 euros.

-¿Qué debe mejorar la sanidad pública en vuestro campo?

-Debería incorporar más profesionales. Soy defensor de la sanidad pública. Las prestaciones que hay deben darse en tiempo y para ello hay que aumentar los profesionales. Y también aumentar algunas prestaciones. Para todo eso hacen falta más profesionales.

-¿Cuántos dentistas hay en la sanidad pública de la provincia?

-Unos 40. Lo veo muy poco. Debería haber un dentista por cada centro de salud y no es así. Solo hay en algunos. Además, debería haber otro Servicio de Cirugía Maxilofacial. Actualmente solo hay uno, el del Civil. En el Servicio atendemos cánceres, fracturas, malformaciones más todo lo que nos deriven los dentistas [de atención primaria] y los médicos de cabecera.

Antes de prestaciones nuevas, vamos a hacer más accesibles las que hay. Con todo respeto, la Administración sabrá lo que tiene que hacer, no la critico. Yo doy ideas. Se necesitan más profesionales porque ahora hay un exceso de derivación a Cirugía Maxilofacial probablemente porque [los de atención primaria] no dan a basto. Hay una saturación [de Cirugía Maxilofacial] con temas menores. No es lógico que Cirugía Maxilofacial esté para una muela del juicio tan apretados como estamos sus profesionales. Por eso es necesario un segundo servicio de Cirugía Maxilofacial.

-¿El plan para la atención bucodental infantil del SAS funciona?

-Sí, está funcionando bien. Lo hacen los dentistas que se apuntan de forma voluntaria y ven a los niños hasta los 16 años. Va bien. Hay clínicas que subsisten por el PADA, que es como se llama.

-¿Hay intrusismo?

-Siempre hay. Es difícil saber la cuantía. Consiste en que alguien sin título ejerza de dentista. Nadie puede tocar la boca que no sea dentista. El intrusismo puede ser un problema grave para la población porque a alguien le hagan algo mal y le cueste un cáncer o una infección. Pero proporcionalmente no es un problema grave para la profesión.

-¿Hace falta más prevención?

-El mejor gasto de dinero es que se hace en prevención y siempre es menor. El paciente que se cuida la boca tiene menos problemas que el que no se cuida. Si hubiera más prevención, desaparecerían los problemas de la boca casi totalmente. Pasa básicamente por cepillarse y acudir una vez como poco al año al dentista para ver si hay algún problema. La mayoría de las veces no hay nada. Además, en la mayoría de los dentistas esas consultas son gratis para sus pacientes habituales.

-¿Hay cambios en las patologías por cambios en el modo de vida?

-Sí, hay más caries en los niños por las chucherías. Antes era por falta de cepillado y ahora por la alimentación. Chuches, sobre todo. También las bebidas carbonatadas producen dilución del esmalte -que antes se veía menos- porque llevan ácido. El estrés también afecta. Yo no he visto en mi vida tanta patología de la articulación temporomandibular por apretar los dientes y es sobre todo por el estrés.

-Para cerrar, ¿cómo asume este cuarto mandato?

-Con ilusión. Espero que sea suficiente para que la profesión se coloque a la altura que se merece. Son cinco años de carrera más muchos de formación específica. Hay que reivindicar la dignidad de la profesión. Hemos banalizado la profesión con ciertas publicidades; tanto que parecen las rebajas...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios