"Defendemos nuestro futuro, no nos pueden poner en tela de juicio"

  • Más de medio millar de trabajadores de Limasa se concentraron ayer en la Plaza de la Constitución para pedir que se cumpla el convenio y que cesen los recortes

Comentarios 3

No era el de ayer un día de fiesta para los empleados de Limasa, “sino de lucha”. Concentrados en la Plaza de la Constitución a partir del mediodía, los trabajadores reclamaban el cumplimiento del convenio y el cese de los recortes ante el anuncio de la empresa de imponer la congelación del acuerdo firmado hace dos años. “Vamos a poner pie en pared porque ya está bien”, dijo a los reunidos el presidente del comité de empresa, Francisco José Morales. “Defendemos nuestro futuro, no nos pueden poner en tela de juicio, somos los mejores profesionales para limpiar la ciudad”.

Aunque aún están a la espera de lo que pongan el Ayuntamiento y la parte privada en una reunión prevista para el próximo martes, los trabajadores quisieron ayer avisar que “las movilizaciones se radicalizarán, si las cuentas sólo son malas para nosotros saben dónde nos van a encontrar”, afirmó el presidente del comité de empresa, que exigió un “proyecto de viabilidad económica para Limasa, si no nos van a llevar a la quiebra”.

Algunos con uniformes, otros sin ellos, pero todos con la misma preocupación a cuestas. “Estamos reivindicando nuestros derechos, ya no es sólo cuestión de dinero sino que nos quieren quitar lo que conseguimos en el convenio y mientras ellos siguen cogiendo beneficios”, decía una trabajadora. “Se está aprovechando la crisis para hacer esto y Limasa pérdidas no tiene”, comentaba otra, dolida por las declaraciones del alcalde que “nos ha puesto a la altura del betún, para que los ciudadanos se nos echen encima, tenemos a los malagueños en contra”.

Otro empleado lleva once años trabajando en Limasa y aún no ha conseguido un contrato indefinido. “Sólo trabajo los domingos y los festivos, no nos quieren aumentar los días y tengo 50 años, a ver qué futuro voy a tener aquí”, comentaba en una concentración que suponía, sobre todo, una manera de explicar a la ciudadanía estas reivindicaciones laborales.

“Seguimos manteniendo la cordura y la lógica, aunque posiblemente se acabe el martes si no están dispuestos a poner sobre la mesa el mismo esfuerzo que nos están exigiendo hacer a nosotros”, explicó Morales, que apuntó que hay 1.254 familias pendientes de que lleguen a un acuerdo la próxima semana.

También criticó el presidente del comité que en enero han recortado algunas nóminas sobre conceptos vencidos en 2011, han descontado sanciones, bajas y licencias no retribuidas y hay trabajadores que “inexplicablemente han cobrado 40 euros, incluso menos 90 euros este mes de enero y eso jamás había pasado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios