Denunciados 199 ciudadanos por no recoger los excrementos de sus mascotas

  • La Policía Local asegura que se han intensificado las labores de vigilancia

Un total de 199 propietarios de animales han sido denunciados por la Policía Local de Málaga a lo largo de 2011 por no recoger de la vía pública los excrementos de sus mascotas, y nueve en los primeros días del presente año. Además de las campañas a nivel preventivo e informativo realizadas por el Ayuntamiento de Málaga, la Policía Local ha intensificado su labor de vigilancia, según indicaron desde este cuerpo en un comunicado. Todo ello con el objetivo de intentar evitar en la medida de lo posible este tipo de conductas que dañan la imagen de la ciudad y afectan a todos los ciudadanos.

Las sanciones a los propietarios contempladas en la ordenanza municipal por sorprenderlos permitiendo que sus animales orinen o defequen en aceras o espacios de tránsito alcanzan los 750 euros, estudiándose, incluso, la posibilidad de aumentar la cuantía a fin de prevenir este tipo de conductas. Los agentes de la Policía Local denunciaron por estos motivos a un total de 185 propietarios de animales durante 2010 y a 149 en el ejercicio anterior.

Por otra parte, lejos de plantearse siquiera la posibilidad de crear un banco genético con el ADN de los perros de la ciudad para poder analizar los excrementos de los perros que se dejen sin recoger en la vía pública como propuso recientemente el grupo municipal socialista, el Ayuntamiento de Málaga estudia incrementar la cuantía de las sanciones para los propietarios de las mascotas que acostumbren a dejar en la calle sus heces cuando los sacan a pasear. La cuantía de las multas contemplada en la ordenanza municipal sobre tenencia de animales de compañía -que entró en vigor hace poco más de dos años- oscila entre los 150 y los 300 euros en función del lugar donde se comete la infracción y de la reincidencia, una cantidad que la concejal de Medio Ambiente calificó hace un mes de "insuficiente" para lograr disminuir este tipo de casos. Pero en ningún caso, el área que dirige se planteó la posibilidad de obligar a los propietarios de perros a hacerles un análisis de ADN para crear un banco genético al que luego poder recurrir en busca de los posibles autores de esta infracción. Tampoco los veterinarios ni las asociaciones de animales de la ciudad compartieron esta iniciativa con la que el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Málaga pretendía acabar con la suciedad de las calles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios