Denuncian otro posible caso de bebé robado durante el franquismo

  • Una mujer de Almáchar, que dio a luz a un niño en el hospital Civil en 1962, cree que también fue víctima de la trama que investiga la Fiscalía · Nadie les enseñó el cuerpo

El 27 de febrero de 1962, Josefa Gámez Gutiérrez acudió al Hospital Civil de Málaga desde el municipio axárquico de Almáchar, para dar a luz a su primer hijo. En el momento del parto, la sedaron y Josefa recuerda cómo "me pusieron una mascarilla y me hicieron contar hasta que me quedé dormida". Una anestesia general convencional de la época. Cuando despertó, le dijeron que el niño había nacido muerto, "pero ni a mi marido ni a mi tío, que estaban fuera esperando, se lo enseñaron", afirma. "Pedimos verlo y nos dijeron que no, que estaba muerto y que ellos mismos se encargarían de enterrarlo".

En aquel momento tomaron estas explicaciones por normales, pero cuando recientemente empezaron a destaparse casos sobre presuntos robos de bebés durante el franquismo y su supuesta venta a familias adineradas, en Málaga, Cádiz y otros puntos de la geografía nacional, sospecharon "casi con toda seguridad" que su triste historia estaba relacionada. "Cuando eres joven y pobre no te atreves a decir nada, pero después te das cuenta de que tiene que haber algo raro", reconoce. "Yo conozco a otras mujeres que han perdido a sus hijos en el parto, pero han podido verlos y enterrarlos ¿por qué yo al mío no? Yo tengo eso metido en la cabeza y, si es que realmente no se murió, mi pena es no saber dónde estará", se lamentaba.

El bebé, que según Josefa nació varón, ahora mismo tendría 48 años, pero "no aparece en ningún documento, ni está registrado en el libro de familia, ni siquiera como fallecido". Su hermano, José Antonio Reyes, comenzó a indagar sobre el tema, ya que su madre "cree que debe ser su hijo quien la busque, al no tener ningún tipo de prueba de que esté vivo".

Fue el propio José quien se puso en contacto con este periódico, ya que "buscando noticias relacionadas con el tema", encontró el caso de Isabel Agüera, otra malagueña que al ver las noticias sobre estos casos piensa que también fue víctima. "Para mí, era el más semejante, al tratarse del mismo hospital", explica José. Del mismo modo, se muestra interesado en conocer "qué tipo de actuaciones se están realizando y cómo llevarlas a cabo", ya que la familia lleva 35 años viviendo en la localidad barcelonesa de Badalona.

Este sería el tercer caso en la provincia de un bebé presuntamente desaparecido del hospital en el que nació. Agüera explicó a este diario a finales de junio que su madre, María Vázquez, ingresó en el Hospital Civil en julio de 1970 y se puso de parto el 15 de agosto. Dio a luz a las 4:30 a una niña, pero nunca más se supo de ella. Varias cosas escamaron a Vázquez y, posteriormente, a su familia. Hubo dos documentos, con fechas distintas, en los que se señalaba la causa de la supuesta muerte del bebé. En uno del 19 de agosto se afirma que el fallecimiento se debió a una "rotura de la cicatriz de la cesárea". En otro documento, fechado el 15 de agosto, se señala que la causa fue la "rotura de la bolsa amniótica".

La aparición en Algeciras de varias denuncias similares y el anuncio de la Fiscalía algecireña de que iba a investigar esos casos la animó a presentar denuncia en el organismo judicial malagueño, que también decidió investigar este caso hace mes y medio.

La decisión de narrar su historia en los medios de comunicación surgió como instrumento para encontrar otros posibles casos en la provincia de Málaga y hacer así una denuncia conjunta. De hecho, dos días después de la publicación de su historia en este diario, el 26 de junio, una vecina de Torrox, Nieves Jurado, denunció en estas páginas las dudas sobre la muerte de su bebé el 12 de agosto de 1976 en el antiguo hospital 18 de julio de la capital. No obstante, desde la Fiscalía de Málaga se señala que este caso aún no ha sido denunciado en sus dependencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios