Denuncian a 72 propietarios de perros por no registrar su ADN

  • La sanción es de 217 euros

  • La identificación cuesta 35 euros y permite conocer el origen de las heces en la calle

La Policía Local de Málaga ha interpuesto un total de 72 denuncias a propietarios que no han inscrito el perfil de ADN de su perro en el registro municipal de animales de compañía, en cumplimiento de lo estipulado en la ordenanza municipal de Bienestar, Protección y Tenencia Responsable de Animales, que entró en vigor el pasado mes de enero. No inscribir el perfil genético del animal supone una sanción de 217 euros. Así, en aplicación de dicha ordenanza, los agentes vienen identificando y sancionando a todo propietario cuya mascota no lleva la chapa identificativa obligatoria o, alternativamente, el propietario no tiene el carné correspondiente como prueba de haber realizado el censado genético del animal.

En los primeros días del año los agentes de la Policía Local informaron sobre la obligación de retirar las heces de los animales y de realizar su análisis genético, según informó el Ayuntamiento de Málaga. La identificación genética del animal posibilita, en el caso de encontrarse un excremento abandonado en la calle, determinar su origen. Para esta labor, se cuenta con la intervención de un funcionario municipal para levantar acta y un técnico de Athisa, empresa adjudicataria del servicio de control de animales para el Servicio Sanitario Ambiental, que se encarga de recoger la muestra siguiendo el protocolo establecido.

Tanto en el caso de no haber realizado el censado como en la no recogida de excrementos, la ordenanza establece que se comete una infracción de carácter leve, que acarreará una sanción de 217 euros. Esta cantidad se incrementará en el caso de que concurran agravantes como la reiteración de dicha infracción, o que los excrementos que no se hayan recogido estén situados en un parque infantil, zonas de gran afluencia, zonas peatonales, entornos educativos o sanitarios y o parques y jardines. Las personas que aún no hayan realizado la identificación genética de su mascota canina sólo deben llevar su mascota a su veterinario habitual para llevar a cabo la extracción sanguínea. El Colegio de Veterinarios centraliza esta actuación, para la que ha fijado un precio único de 35 euros. El dueño del animal deberá comprar un vale como forma acceso al servicio. Esto se podrá realizar en la web del propio Colegio -la dirección es http://www.colegioveterinariosmalaga.es/-, de forma presencial en el veterinario, solicitando su ayuda para realizar esta compra, o en el Colegio de Veterinarios.

El veterinario encargado de la extracción comprueba que el perro posee microchip operativo y está dado de alta en la base de datos autonómica RAIA (Registro Andaluz de Identificación Animal). Una vez que ha sido realizada la extracción, el propietario recibirá una documentación provisional que certificará que se ha cumplido debidamente con el trámite. El profesional es quien también se hace cargo de la logística para transportar la muestra que permanece bajo cadena de custodia hasta el laboratorio en el que se realizará la analítica. Se ocupa además de incluir los datos en el registro municipal y también de proporcionar la chapa de acero inoxidable y el carné definitivo en el que constará el perfil genético, obligatorio desde hace má sde un mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios