Desalojan a medio centenar de niños de 3 años de dos aulas prefabricadas

  • Las cubiertas de ambos módulos del colegio Altabaca registraron filtraciones

Comentarios 7

Medio centenar de niños de 3 años del colegio de educación Infantil Altabaca de Málaga tuvieron que ser desalojados ayer de sus aulas prefabricadas para evitar riesgos por las intensas filtraciones de agua que se registraron a través del techo e, incluso, de las paredes.

Padres de este centro público informaron ayer que las profesoras de las dos aulas prefabricadas decidieron evacuar las clases hacia las 11.30, tras constatar la velocidad con la que entraba el agua por la techumbre, zona en la que también se encuentra la instalación eléctrica.

Los menores fueron sacados de tres en tres bajo paraguas e, inicialmente, fueron concentrados en el comedor escolar para, después, ser distribuidos por diferentes aulas. Los padres supieron lo ocurrido hacia las 14.00, cuando acudieron a recogerlos al término del horario escolar.

Portavoces oficiales de la Delegación de Educación confirmaron ayer los problemas de filtraciones y humedades en los módulos prefabricados del colegio Altabaca que atribuyeron a un incorrecto mantenimiento por parte del Ayuntamiento. "La competencia es del Ayuntamiento y si ha habido estos problemas es porque no han tenido un trato adecuado". En este sentido matizaron que la inundación de la clase tuvo su origen en la obstrucción de las canaletas de desagüe de los tejados, "lo que pone de manifiesto que no se ha realizado una correcta limpieza de esa cubierta".

Desde Educación se ha precisado que se buscará una "solución provisional" para acoger a los alumnos mientras se arreglan sus aulas. Además, se está a la espera de que en los próximos días se publique en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) la licitación de las obras de ampliación del centro, presupuestadas en más de un millón de euros, que incluyen comedor y varias aulas, entre otras dependencias.

Los módulos prefabricados en el colegio Altabaca se instalaron al inicio del actual curso para alojar dos de las tres clases de primero de educación Infantil. Unas semanas después de su apertura, en la noche del 2 al 3 de octubre, registraron los primeros problemas por filtraciones de agua de lluvia. "Entonces ocurrió durante la noche y aunque nos preocupamos mucho, no fue con tanta intensidad como ahora, que todo ha ocurrido con los niños dentro", explicaba ayer tarde una de las madres del colegio.

En aquella ocasión las dos clases permanecieron varios días cerradas a la espera de que se secaran los aislantes y el material afectado por el agua y el personal de mantenimiento también efectuó trabajos de reparación "que pensamos que serían definitivos", agregó esta madre. Algunos padres tienen previsto acudir hoy a la Delegación de Educación para pedir explicaciones sobre lo sucedido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios