Desarticulada una red de narcotráfico de ciudadanos británicos asentados en la Costa

  • Interceptado un catamarán con 3.200 kilos de hachís y hay 13 detenidos en la operación

La solidez de la colaboración anglo-española ha permitido desmantelar una red de narcotráfico a gran escala integrada principalmente por ciudadanos británicos asentados en la Costa del Sol. Tras el reciente asalto en alta mar de un velero con más de 1.500 kilos de cocaína, la Policía Nacional española y la Serious Organised Crime Agency británica han interceptado un catamarán cargado con 3.200 kilos de hachís que había partido de Mallorca rumbo a Marruecos y con destino final Inglaterra. En la operación han colaborado también la Agencia Tributaria, a bordo de cuya patrullera zarparon los agentes de la Policía Nacional para asaltar la embarcación, y el Servicio de Aduanas francés. Esta última actuación policial conjunta culmina además con la incautación de 420.000 libras esterlinas, 100.000 euros y 20.000 dólares en domicilios en el Reino Unido. El principal líder del grupo cumplía pena de prisión y dirigía las actividades del grueso de la red.

La Policía Nacional descubrió que la mayor parte de los integrantes de la red (ciudadanos británicos) se encontraba asentada en la Costa del Sol y les sometió a intensas vigilancias durante varios meses. Así se descubrió que su líder, a pesar de cumplir en prisión una pena privativa de libertad, preparaba el transporte al Reino Unido de un importante alijo de hachís.

El plan consistía en un catamarán que partiría de Mallorca, recogería el estupefaciente en unas coordenadas cercanas a la costa atlántica marroquí y desde allí lo trasladaría hasta algún lugar de la costa sur inglesa. Los investigadores, a través del CICO (Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado), establecieron un dispositivo junto a la Agencia Tributaria y una patrullera zarpó del puerto de Cádiz con el objetivo de localizar y abordar el catamarán una vez se hubiera realizado la carga de la droga.

Fueron detenidos los dos tripulantes de la embarcación, que fue trasladada al puerto de Cádiz para su registro. En el interior del catamarán, de nombre Cariro II, se encontraron 90 fardos de hachís, con un peso total de 3.200 kilogramos. La incautación del estupefaciente desencadenó en ese momento un dispositivo bilateral para detener a los miembros de la organización de narcotraficantes. El operativo culminó con ocho detenidos en España y tres en el Reino Unido, donde en varios domicilios también se intervino una importante cantidad de dinero en efectivo: 420.000 libras esterlinas, 100.000 euros y 20.000 dólares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios