Desayunos y almuerzos caseros en pleno centro

  • La Tostá, situada en la Alameda de Colón, ofrece de lunes a viernes comidas artesanas a un precio económico · El jueves prepara paella, especialidad de la casa

El desayuno es el buque insignia de este establecimiento que se encuentra ubicado en plena Alameda de Colón. La Tostá abrió sus puertas en 2003 y diariamente también ofrece a los visitantes comidas artesanas. El nombre de este local quiere reivindicar y potenciar la forma de hablar en Málaga y en buena parte de Andalucía. Es decir, la omisión de las sílabas finales. "Aquí se habla de esa manera, es rarísimo el cliente que pide una tostada, generalmente te dicen una tostá con lo que sea. Por eso optamos por ponerle este nombre tan malagueño y andaluz", asegura José Bermúdez, responsable del establecimiento.

Desde bien temprano abre sus puertas, alrededor de las 6:30, para que los clientes puedan empezar un día de trabajo con fuerza. Zumos, café, pitufos y demás alimentos son servidos tanto en el interior como en una terraza exterior que dispone el establecimiento. Varios grupos de mesas están colocados para los que prefieran disfrutar de aire libre. A media mañana el local ofrece tapas caseras. Más de 20 productos que pueden ser degustados con su bebida correspondiente. Además de las que se ofrecen en el mostrador, el local dispone de surtidos ibéricos y quesos de origen. "Todo lo que realizamos aquí es artesanal. En función de la época del año, adaptamos nuestra oferta gastronómica", indica Bermúdez.

De lunes a viernes La Tostá sirve almuerzos propios de la dieta mediterránea. Platos de cuchara así como otros productos caseros a un precio económico -menos de 9 euros- que en tiempo de crisis, la cartera lo agradece. "En un principio sólo ofrecíamos desayunos, pero la crisis nos ha obligado a adaptar el negocio", asegura el responsable del establecimiento. La oferta cambia cada día y el cliente tiene la oportunidad de escoger siempre entre varias alternativas. Tres primeros y tres segundos como mínimo. Pescado, carne y pasta están incluidos en su pizarra.

Situado en una zona de oficinas La Tostá se erige en un punto de encuentro donde los trabajadores de la zona acuden a su interior para cargar fuerzas en el desayuno o bien para almorzar. "La mayor parte de nuestra clientela procede de gente que trabaja aquí cerca. Muchos comen aquí todos los días por motivos labores", precisa Bermúdez.

A lo largo de la semana, los responsables del establecimiento acuden al mercado central para adquirir pescado y más productos . Boquerones, jureles, bacalaílla son algunos ejemplos de ellos. Todo dependerá de la disponibilidad de la céntrica lonja malagueña. La Tostá marca en rojo un día en el calendario y es el jueves. Es un día especial ya que toca paella. Es uno de los platos fuertes de su oferta culinaria y cada semana no falta a la cita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios