Descanso tras luchar contra los piratas

  • Una fragata alemana llega a Málaga tras siete meses patrullando en aguas de Somalia

El canal de Suez se ha convertido en el espacio marítimo más conflictivo por presencia de piratas, aunque históricamente ha sido el estrecho de Malacca, entre Indonesia y Malasia. Pero el citado canal es el paso natural que conecta Europa con los países asiáticos, una zona estratégica donde los piratas del siglo XXI siembran el terror. El pesquero español Alakrana lo vivió en sus carnes recientemente. Para garantizar la seguridad marítima en estas aguas hay un dispositivo a nivel internacional, la operación Atalanta, que también integran buques nacionales. Una de sus unidades se encuentra en Málaga para descanso del personal. Se trata de una fragata alemana, la Bremer F-207, que ha estado siete meses patrullando en la costa de Somalia.

Los 230 tripulantes de la citada nave disfrutarán ahora de un merecido descanso en sus domicilios, pero pasarán unos días en Málaga antes de partir el viernes hacia Alemania. El comandante de operaciones del buque, J. Muter, recibió ayer a bordo a este periódico y tildó la experiencia vivida de "muy estresante". "Estábamos en alerta permanente y tuvimos que abrir fuego en varias ocasiones", narra el militar. Su camarote está lleno de mapas y cartas de navegación, pero hay huecos para algunas fotos de su familia.

Respecto a la operación llevada a cabo, explica que su área de acción era mayor que la extensión de todo el Mar Mediterráneo. Igualmente, para garantizar la seguridad de la tripulación, la fragata fue reforzada para adaptarse a la misión. Muter dice que los piratas suelen atacar en distancia corta con ametralladoras, por lo que el puente de mando fue blindado ante posibles ataques. La Bremer F-207, que será relevada por otra nave, abrió fuego varias veces "siempre como medida disuatoria". Esta fragata cuenta a bordo con dos helicópteros y tiene 130 metros de eslora, 14,5 de manga y 6,5 de calado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios