Despliegue policial contra los hurtos derivados de las compras navideñas

  • La Policía Nacional y la Local aumentan su presencia en el centro ante el traslado de descuideros, carteristas y hurtadores atraídos por la masiva presencia de ciudadanos con dinero para los regalos

El centro acoge estos días a miles de ciudadanos que acuden a sus calles a realizar las compras navideñas y para disfrutar en familia de unas calles que adquieren un colorido especial. Pero esta avalancha de personas atrae a un gran número de ladrones que hacen de la Navidad su particular agosto. Negocios y transeúntes se convierten en objetivos de descuideros, hurtadores y carteristas. Para que las vías comerciales de la capital no se conviertan en el coto de caza de estos delincuentes, la Policía Nacional y la Local han puesto en marcha un dispositivo de seguridad que incluye la presencia de agentes de paisano para capturarlos in fraganti.

Fuentes de la Comisaría Provincial señalaron que ya se están tomando los medios para dar respuesta a esta problemática y señalaron que desde el inicio del puente de la Constitución es más notable la presencia de agentes uniformados en el distrito centro.

La Policía Local, a su habitual dispositivo de controles de alcoholemia que se activa por estas fechas, ha aumentado la presencia de efectivos en la calle Larios y otras vías aledañas, que son las que concentran un mayor volumen de personas. A la presencia disuasoria de los policías de uniforme se une la de los de paisano, que al pasar inadvertidos, pueden cazar in fraganti al ladrón. Está previsto que a partir del día 20 sea mayor el número de agentes del Grupo de Escoltas, Menores y Atención Ciudadana (Gemac) que estén interviniendo en las zonas comerciales.

Las cifras estiman que el número de agentes que formarán parte de este dispositivo especial de Navidad podría alcanzar el centenar.

Fuentes policiales señalaron que numerosos descuideros, hurtaderos y carteristas se desplazan a la capital para aprovechar las aglomeraciones y robar con mayor facilidad.

Los comercios son el objetivo de los foráneos, en su mayoría procedente de países del Este de Europa, que suelen actuar en grupos para desconcertar al personal y que no dudan en usar a menores para cometer los hurtos. La perfumerías y las tiendas de ropa suelen centrar su actividad delictiva, ya que son productos que pueden ser vendidos con facilidad, aunque últimamente se ha detectado que también actúan en joyerías.

El delincuente autóctono suele centrarse en el robo de carteras y en otro tipo hurto de hurtos, como los que se realizan al descuido. Las citadas fuentes recomendaron que no se lleven grandes sumas de dinero y que la cartera esté guardada en un bolsillo delantero. Además, aconsejaron llevar mochilas y bolsos siempre cerrados, pues hay auténticos expertos en introducir sus manos en ellos y llevarse el monedero sin que la víctima se percate.

Otra recomendación, esta vez para contrarrestar a los descuideros, es no perder nunca de vista las bolsas de la compra, el teléfono móvil o cualquier objeto de valor digno de ser sustraído. Estos amigos de lo ajeno suelen desenvolverse por terrazas y escaparates de comercios y aprovechan cualquier relajación de la víctima para llevarse su botín de manera disimulada.

El dispositivo policial no sólo va encaminado a combatir los robos, también se van a realizar inspecciones a establecimientos hosteleros, se va a controlar la venta ambulante y se pondrán en marcha dispositivos disuasorios para evitar la conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios