Detectives privados 'cum laude'

  • La Universidad de Málaga, a través del Instituto de Criminología, ha comenzado a ofertar este año un nuevo título: Experto Universitario en Detective Privado, en el que se enseñan los entresijos de esta profesión

Comentarios 0

El estereotipo del detective curtido en las calles y que se desenvuelve en una oficina en penumbras y con una atmósfera difícilmente respirable está en decadencia. Los nuevos tiempos han dibujado a un investigador privado que aplica técnicas policiales de vigilancia y seguimiento y que domina los recursos tecnológicos que tiene a su disposición. Este nuevo perfil profesional exige una preparación a la que la Universidad de Málaga (UMA), a través del Instituto de Criminología, ha querido dar respuesta. Este año ha comenzado su andadura el Título de Experto Universitario en Detective Privado. Una curiosa titulación con la que se pretende profesionalizar este trabajo que tantas novelas y guiones de cine ha centrado. Los futuros investigadores saldrán de las universidades y dominarán materias tan diversas como el derecho, la psiquiatría forense, las transmisiones o la investigación pura y dura. Tiembla Pepe Carvalho.

Anabel Cerezo es una de las principales impulsoras de este proyecto educativo, cuyo germen se encuentra en el ánimo de los alumnos de Criminología y en la determinación de los profesionales de ofertar una titulación por la que se habían interesado personas externas. "Los estudiantes nos decían que podía ser positivo enseñar esta profesión a través de la formación que puedan aportar personas expertas en la investigación privada y sus técnicas", señala la docente, que apuntó que en la Universidad de Salamanca se oferta un titulo parecido y que en la Universidad de Sevilla se trató de implantar, aunque tras una pequeña andadura no tuvo el éxito esperado.

La puesta en marcha de esta titulación, de tres años, aunque los dos primeros son troncales con Criminología, se ha realizado bajo el auspicio del Ministerio de Educación y Ciencia y la Secretaría de Estado de Interior, que han supervisado el temario y que exigían que las asignaturas sumasen un mínimo de 180 créditos para que fuese homologada. Cerezo afirma que en la actualidad la administración está intentado reglar la profesión de detective privado para evitar el intrusismo y que adquiera un cariz de profesionalidad de la que adolecía en el pasado, ya que antiguamente no existía ningún control sobre ella y había quienes montaban una agencia sin la debida preparación y unos conocimientos extraídos de la propia ficción cinematográfica.

Uno de los aspectos más curiosos de esta titulación son sus asignaturas. Junto a las relacionadas con el Derecho, la Medicina Legal o las que versan sobre la Policía Científica, nos encontramos otras que destacan por su singularidad. Una de ellas es la Investigación Privada. Esta materia sumerge al alumno en las diferentes técnicas de investigación dependiendo del contexto. De este modo, se analizará el mundo empresarial y cómo moverse para detectar sabotajes y espionajes y los mecanismos de protección que se pueden aplicar para contrarrestarlos. Anabel Cerezo explica que la seguridad en el mundo de las finanzas es un campo con mucha demanda y que, cada vez más, se requieren los servicios de expertos.

Otra rama de esta asignatura es la que concierne al mundo familiar y privado, como puede ser conocer si un hijo consume estupefacientes o si la pareja es infiel. "Se les va a enseñar técnicas de vigilancia y seguimiento, así como de búsqueda y registro", señala Cerezo.

Ésta explica que las materias han sido enfocadas al uso de las nuevas tecnologías y que incluso hay una que se ha denominado Transmisiones en la que se les prepara para el uso de los nuevos medios que la tecnología pone a su servicio, como el uso de cámaras ocultas, micrófonos o redes informáticas. Por este motivo, uno de los docentes es un agente de la Policía Científica de la Comisaría Provincial de Málaga experto en estas lides. "Inicialmente se pensó en contratar a un profesor licenciado en Imagen y Sonido, pero después consideramos que una persona que trabaja a diario con esta tecnología y que puede ofrecer una visión práctica era más idónea para el puesto", manifiesta Anabel Cerezo.

Hasta el momento, una veintena de personas, de las que una decena se encuentran cursando Criminología, se han matriculado en esta titulación o han mostrado su interés en estudiarla una vez concluyan los dos años troncales.

Los medios ya están a su alcance. Ahora habrá que esperar a que los estudiantes los aprovechen. Quién sabe, a lo mejor alguno acaba convirtiendo e en un personaje de novela.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios