Detenido por amenazar e intentar ahogar a su ex pareja en presencia de su hija

  • El individuo, que la rodeó del cuello con una correa, tenía una orden de alejamiento

Un hombre de 41 años fue detenido por agentes de la Policía Local de Málaga por, presuntamente, maltratar, amenazar e intentar ahogar a su ex pareja, incumpliendo, además, una orden de alejamiento, todo ello en presencia de una hija de la víctima, de cuatro años. Los hechos tuvieron lugar el pasado viernes en el domicilio de la víctima, prolongándose los mismos desde las 13:00 hasta las 20:15, según informó en un comunicado de prensa la Policía Local.

Al parecer, el individuo llamó a la puerta de la vivienda de la víctima y, cuando ésta fue a ver quién era, aprovechó para entrar violentamente, amenazándola de muerte y llevándola hasta uno de los dormitorios. En la habitación, presuntamente, la arrojó sobre la cama, colocándole una rodilla sobre cada uno de los hombros y sentándose sobre su pecho, para rodearle el cuello con una correa y comenzar a apretar hasta dejarla casi sin respiración, a la vez que la amenazaba con matarla si no retiraba la orden de alejamiento.

Temiendo por su vida, la víctima, de nacionalidad marroquí y 34 años, le dijo que retiraría la denuncia, momento en el que el individuo soltó la correa, pudiendo la mujer tomar aire. A continuación, la víctima pidió ayuda a gritos a través de una ventana, momento en el que el presunto agresor la cogió con fuerza del cuello con las dos manos, elevándola del suelo y cortándole nuevamente la respiración. Además, supuestamente, el individuo la amenazó de forma constante, no sólo con matarla, sino con hacerla sufrir mucho.

Tras estos hechos, el individuo comenzó a propinarle golpes en la cara, comenzando la mujer a pedir ayuda a gritos, llegando el individuo a presionarle con suma fuerza con un paño en la boca hasta el punto de llegar a romper varias patas de la cama sobre la que se encontraban, dejando una vez más a la víctima prácticamente sin respiración. En esos momentos, parece ser que alguien golpeó desde la calle una de las ventanas del domicilio, recriminando la actitud del individuo y diciéndole que iba a llamar a la Policía. Ante esto, decidió marcharse, aunque antes rompió el móvil de la víctima para evitar que pudiera avisar a la Policía y se llevó las llaves de la vivienda. La mujer cerró rápidamente la puerta con el pestillo para que no volviera a entrar. Sin embargo, momentos después regresó, golpeando la puerta al comprobar que no podía acceder con las llaves. Una vez en el interior, los policías locales observaron en uno de los dormitorios al individuo de pie, agarrando por los pelos a la víctima, que se encontraba de rodillas, mientras le propinaba fuertes golpes con el puño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios